Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Nacional

Nuevo ícono de Panamá

PANAMÁ. En una ciudad acostumbrada a no alcanzar con la vista el último piso de sus construcciones, la altura ya no es suficiente para i...

PANAMÁ. En una ciudad acostumbrada a no alcanzar con la vista el último piso de sus construcciones, la altura ya no es suficiente para impresionar cuando se pone en marcha un nuevo proyecto. O al menos, F&F Tower, el que ya es considerado por muchos como el futuro ícono de Panamá, no se conforma con rayar el cielo, sino que pretende dejar huella gracias a una estructura única: una espiral que se eleva hasta los 230 metros de altura.

Las 52 plantas en las que se dividen estas dimensiones son de por sí suficientes para colocar a esta torre de oficinas en un lugar destacado dentro del skyline panameño, pero es su silueta en escalera la que lo distingue y se queda grabada en la retina de quienes se mueven por las vías adyacentes a calle 50.

La idea original nace del arquitecto Alfonso Pinzón, del estudio Pinzón, Lozano y Asociados, y está siendo ejecutada por F&FProperties.

El arquitecto Carlos Barranco, coordinador del proyecto, explica que han detectado mucho interés del público por el edificio, ‘no sólo aquí en Panamá, también se habla mucho sobre él en Internet’. Al principio, añade el arquitecto, cuando la torre tan sólo era un proyecto, muchos lo contemplaban en las imágenes con cierta desconfianza, pensando que una obra con esa forma no se sostendría en pie. Aunque los trabajos no estarán terminados hasta final de año, los 48 niveles que ya luce la F&FTower han demostrado que no es así. ‘El arquitecto Lozano hizo un excelente diseño porque llama bastante la atención. Se comenta mucho que va a ser un ícono aquí en Panamá y yo creo que en Centroamérica y América también’, afirma Barranco.

DIMENSIONES

Además de la inconfundible espiral, una cúpula en forma de aguja de unos 35 metros de largo marcará la nota distintiva del edificio que, ubicado en calle 50, debe competir en vistosidad con otros de los más reconocibles rascacielos panameños situados en las inmediaciones: las torres Global Bank y Credicorp Bank.

De sus 52 niveles, los quince primeros presentan una forma cuadrada similar a la de otras construcciones. Doce de estos pisos estarán destinados a estacionamientos (sumados a otros cuatro niveles ubicados en el sótano darán cabida a un total de 624 autos) y los otros tres son plantas que albergarán las oficinas más amplias.

A partir del piso dieciséis comienza a dibujarse la espiral y cada planta cuenta con unos 600 metros cuadrados de extensión, a razón de tres o cuatro oficinas por cada una de ellas.

Cinco ascensores de alta velocidad situados en la parte central del edificio se encargan de comunicar los pisos. ‘Es un edificio muy moderno con toda la tecnología incorporada: sistema contra incendios en todas sus áreas, circuito cerrado de televisión, control de acceso, Internet, funciona con torres de aislamiento...’, apunta Barranco.

PARA FINAL DE AÑO

Tras dos años de obras y unas 300 personas involucradas en los trabajos, la F&FTower casi ha alcanzado su altura total y comienza a vestir con vidrios su esqueleto desnudo. Se espera que para diciembre el edificio esté completo y sus promotores estudian un sistema de luces para que la espiral luzca su silueta de cristal iluminada por la noche.

Lo vistoso de la construcción se ha convertido en el mejor gancho para atraer a las empresas a sus instalaciones. Tanto es así que F&FProperties estima que el 90-95% de las oficinas ya están vendidas, a un precio que ronda los 3.000 dólares por metro cuadrado.