Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Nacional

‘Operación Walk’: el milagro de caminar

PANAMÁ. En cinco años, Operación Walk le ha cambiando la vida a 300 personas con desgastes en las caderas y en las rodillas, muchas de l...

PANAMÁ. En cinco años, Operación Walk le ha cambiando la vida a 300 personas con desgastes en las caderas y en las rodillas, muchas de las cuales no caminaban debido a los fuertes dolores.

El doctor Ariel Saldaña, director del Departamento de Ortopedia del Hospital Santo Tomás, donde son operados los pacientes, señala que estas patologías son comunes en pacientes de más de setenta años y van en aumento, porque las personas viven más años.

Saldaña sostiene que para cada misión los pacientes son seleccionados mediante una evaluación y no se admiten más porque existe una limitante en la cantidad de camas de las que dispone el hospital.

El médico aclara que estas intervenciones no solamente se hacen durante esta misión médica, ‘la más exitosa del quinquenio’ que coordina Fundayuda, el despacho de la Primera Dama, el Ministerio de Salud y el Hospital Santo Tomás.

Las personas padecen más de afectaciones de las rodillas que de las caderas: por cada cinco rodillas hay una cadera, dice Saldaña, durante un recorrido por el quinto piso del hospital, donde los recién operados ensayan los primeros pasos con la ayuda de muletas o apoyados por familiares.

Este año se incluyó a María Valdés, de 23 años de edad, residente en El Valle de Antón, quien desde 2007 se movilizaba en silla de ruedas. María dio sus primeros pasos

en la sala, ante el asombro de su madre y de otros familiares. ‘Yo pensé que ya nunca más iba a volver a caminar. Cuando me dijeron que me iba a operar me puse contenta, nunca tuve miedo’, dice emocionada.

El mandatario Ricardo Martinelli y la primera dama, Marta Linares, acudieron a visitar a los pacientes. A cada uno le estrechaban las manos y le preguntaban cómo había sido la operación.

En ese mismo recorrido, Martinelli habló con el personal médico, agradeció al señor Alfredo Maduro de Fundayuda y al equipo médico que viajó voluntariamente a operar a estos panameños.

DOLOR Y ALEGRÍA

Saldaña señala que estos pacientes llegan a un punto que no pueden caminar por el dolor en los huesos, algunos tienen las rodillas arqueadas y parece que se acabaran de bajar de un caballo. ‘El hueso raspa el hueso por la ausencia del cartílago’.

Con estas cirugías, relata Saldaña, se retira la parte dañada de los extremos óseos y le colocan un componente artificial llamado prótesis, que suplanta a la rodilla. ‘Al final queda un paciente sin dolor y con movilidad completa’.

El médico, quien ya conoce estos pacientes de años, antes de operarlos habla con ellos, como son del interior, les explica el proceso en un lenguaje comprensible. ‘Ustedes vienen al hospital a hacerse un cambio de pieza, cuando estén reparados se van a casa’, les dice.

Ante el asombro de la rapidez con que son dados de alta estos pacientes, el médico también les explica la razón: ‘No hay que estar mucho tiempo en los hospitales porque estos siempre tienen problemas, bacterias a los dos días se van a casa’.

Las prótesis, donadas por la Operación Walk, que además se paga sus pasajes, estadías y demás insumos para las intervenciones, que acompañarán a estos panameños humildes son de última generación, de las que se implantan en Estados Unidos y en Europa.

Alfredo Maduro, de Fundayuda, detalla que esta operación proporciona las prótesis, los cirujanos, médicos, enfermeras, terapeutas, técnicos y cubren todos los gastos de medicina a las personas que operan, y les proporcionan los elementos necesarios para curarse en casa, como son una andadera, muletas y bastones para que puedan seguir haciendo sus ejercicios hasta que puedan caminar sin asistencia alguna.

Durante los cuatro días de operaciones, cada cirujano realiza unas cuatro operaciones diarias, en los cuatro quirófanos que el hospital destina para estos pacientes.

RECONOCIMIENTO

Este año, Martinelli le otorgó la orden nacional Manuel Amador Guerrero en el grado de Comendador a James Boyle, integrante del equipo de Operation Walk, y se le ofreció un agasajo a los 65 médicos estadounidenses que realizaron los milagros. Panamá es el único país al que visitan dos veces al año.

En este evento, se destacó que este programa se mantendrá para aliviar el padecimiento de cientos de panameños que presentan problemas de rodillas y caderas.