Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Nacional

Pedro Prestán, líder colonense

Cada vez que ocurre un fuego en la ciudad de Colón, surge este nombre, para algunos, él lanzo una maldición a la ciudad, otros dicen que...

Cada vez que ocurre un fuego en la ciudad de Colón, surge este nombre, para algunos, él lanzo una maldición a la ciudad, otros dicen que desde el más allá, aún hoy, pide justicia. En 1884, en los estados de Bolívar y Santander explotaron violentas manifestaciones de protesta por las irregularidades que se habían manifestado durante el torneo. Para tratar de darle una salida a la crisis política, se acuerda conformar una nueva convención constituyente, al ser elegido un liberal, el poder central dirigido por el Dr. Rafael Núñez, decide disolver esa convención. En las elecciones del Estado, proclamada para 1884, el General Benjamín Ruiz propuso derrocar al candidato de Núñez, Dámaso Cervera. El 2 de julio, el General Benjamín dirigió una insurrección que despojó del poder al Presidente del Estado de Panamá. El General Ruiz nombró como Secretario General del Gobierno Revolucionario a Pedro Prestán.

Once días después, las fuerzas gubernamentales lograron reconquistar el poder y tanto Ruiz como Prestán fueron enviados a la cárcel. El gobierno realiza las elecciones y triunfa el liberal Juan Manuel Lambert, el General Carlos A. Gomina, desconoce al ganador y convoca a una asamblea Constituyente e impone como presidente del estado de Santander a Sergio Camargo. En Panamá el 1 de enero de 1885, el Dr. Núñez impone como presidente del Estado al General Ramón Santo Domingo Vila. En enero de 1885, soldados norteamericanos invaden y ocupan la Ciudad de Colón, argumentando que no podían permitir que el orden se altere y que se afectara a los ciudadanos extranjeros que residían en esa ciudad (Tratado Mallarino-Bidlack). En febrero de 1885, el General Santo Domingo envía las pocas tropas del Istmo hacia Cartagena y el Cauca, para apoyar a las tropas gobiernistas, y solicitó licencia para separarse temporalmente del puesto, dejando como encargado al Dr. Pablo Arosemena. Éste emite una orden de amnistía para los presos políticos, logrando la excarcelación del líder del arrabal colonense. Pedro estableció contacto con el General Rafael Aizpuru y se decidió iniciar la sublevación en Panamá. El 16 de mayo de 1885, Panamá se alzó en armas con el General Aizpuru, circunstancia que obligó al General Gonima a viajar con sus tropas a Panamá.

La ausencia de tropas en Colón creó las condiciones para que Pedro Prestán reuniera a un grupo de afroantillanos y se levantara en armas, así se proclamó Jefe Civil y Militar del Departamento de Colón. La primera acción de este nuevo gobierno fue emitir una proclama desconociendo la autoridad del presidente, Rafael Núñez. Prestán convino con el negociante norteamericano, William P. Maal, la compra de 200 rifles y municiones, los cuales nunca se entregaron. El General Gonima emitió órdenes a los coroneles Ramón Ulloa y Santiago Brum para que se fueran a recuperar a Colón. El Coronel Ulloa llegó a Colón el 30 de marzo, de inmediato se iniciaron los combates. El 31 de marzo las tropas norteamericanas desembarcaron en Colón y comenzaron a combatir a los rebeldes de Prestán. Viéndose en una amplia desventaja numérica y material, Prestán, a la una de la tarde, decide abandonar la lucha y escapar por mar. Llega a Portobelo y de allí prosiguió a Cartagena. A las dos de la tarde se desató en Colón un incendio, este fue ocasionado por las bombas del barco Galena. Al finalizar el 31 de marzo, las tropas norteamericanas mantenían el control absoluto de la ciudad de Colón y volvió a reinar el gobierno conservador.

El 27 de abril arribaron a Panamá los coroneles Miguel Montoya y Rafael Reyes, llegaron al consulado norteamericano para negociar la rendición de Aizpuru. Allí liberales, conservadores y norteamericanos, llegaron a un acuerdo. La delegación norteamericana hizo entrega a las autoridades conservadoras del haitiano Antoine Pautricelli y el jamaicano George Davis, ambos ahorcados el 6 de mayo de 1885. Para compensar y agradecer la ayuda que había recibido de parte de los norteamericanos en Panamá, el gobierno de Rafael Núñez armó un juicio militar contra Pedro Prestán, que había sido capturado el 11 de agosto, en el departamento del Magdalena. El juicio estuvo plagado de mentiras, arbitrariedades y de profundas fallas legales. El 18 de agosto de 1885, se resolvió condenar a Prestán culpable del incendió de Colón, el 31 de mayo de 1885. H. D. Tito Rodríguez M., Magister Administración de Negocios