Temas Especiales

20 de May de 2022

Nacional

OIM ventilará restricciones panameñas a nicas en foro migratorio

Los gobiernos de Nicaragua y Panamá parecen encontrarse en medio de una tensión por políticas migratorias panameñas a migrantes nicas.

Los gobiernos de Nicaragua y Panamá parecen encontrarse en medio de una tensión por políticas migratorias panameñas a migrantes nicas.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en visita en Managua, trabaja con el gobierno de Daniel Ortega en la mejora de políticas públicas y lucha contra la pobreza para evitar la migración de nicaragüenses.

En notas recogidas por medios nicaragüenses, Bertha Fernández, representante de la delegación de la OIM, expresó que hace unos días conversó con la ministra de Gobernación de Nicaragua, Ana Morales, sobre las medidas migratorias impulsadas en Panamá contra los nicaragüenses, y quienes también atraviesan dificultades cuando viajan por Costa Rica para llegar hasta suelo panameño.

Fernández prometió tocar el tema de los nicas en la Conferencia Regional de Migración, cuya cita próxima es en junio en República Dominicana.

"Por eso se debe encontrar una solución bilateral a las medidas migratorias que afectan a los nicaragüenses", explicó.

Diálogo

La queja de Nicaragua no es nueva. Este miércoles el canciller de Nicaragua, Samuel Santos y el embajador panameño en Managua, Olimpo Saez se reunieron y apuntaron a la vía de la negociación.

Los periódicos pinoleros El Nuevo Diario y La Prensa publicaron que el embajador Saez desmintió los rumores de que estas medidas estén relacionadas con el litigio del Río San Juan y dejó en claro que cada país es libre, soberano e independiente a la hora de establecer sus políticas migratorias.

El canciller nicaragüense planteó su preocupación ante las medidas tomadas por el gobierno panameño, e hizo hincapié en que los intereses económicos de ambos países se verían afectados por las mismas.

Santos le solicitó a Saez informar al presidente Ricardo Martinelli y a su canciller Juan Carlos Varela sobre el interés de Nicaragua para iniciar "un diálogo fraterno" que conduzca a las partes a "encontrar las alternativas para que las medidas se reviertan".

Inicio del conflicto

El pasado 26 de enero, el Servicio Nacional de Migración (SNM) de Panamá, por primera vez, anunció que los nicaragüenses deben presentar su boleto de ida y regreso si entran por avión y si viajan por excursiones las autoridades sacarán copias de la hoja general del pasaporte y luego cotejarán la copia y la lista de los viajantes. De faltar una persona, el SNM deportará a Nicaragua a los participantes de la excursión.

Los nicaragüenses que ingresan a Panamá a través de carreteras deben disponer, además, de una visa de tránsito válida por 30 días, conferida por el consulado de Costa Rica en Managua. Y la presentación de una solvencia económica de 500 dólares

Panamá, que mantiene relaciones diplomáticas con Nicaragua desde el 13 de diciembre de 1938, le ha tirado en cara que ha invertido 443 mil 292 dólares en la deportación de 752 extranjeros, en su mayoría nicaragüenses, en 2010.

La Asamblea Nacional de Nicaragua a mediados de febrero aprobó por unanimidad una declaración su desacuerdo por e las medidas migratorias panameñas, recomendó diálogo y de Panamá no revertirlas pide al Poder Ejecutivo aplicar a los panameños que viajan a ese país las mismas disposiciones que imponen a los nicaragüenses.