19 de Oct de 2021

Nacional

Se vislumbra nuevo caos

PANAMÁ. Si usted pensaba que el tráfico por la vía Transístmica es una pesadilla; prepárese porque en nada podrá compararse con lo que l...

PANAMÁ. Si usted pensaba que el tráfico por la vía Transístmica es una pesadilla; prepárese porque en nada podrá compararse con lo que le espera en los próximo 12 meses.

A partir de mañana, el Consorcio Línea Uno cerrará por completo los cuatro paños habituales de la avenida a la altura de Pueblo Nuevo en El Ingenio con la salida de la vía Fernández de Córdoba (tramo entre el Grupo F. Icaza y Auto Stop).

Las autoridades que forman parte la regulación del tráfico están conscientes del problema que traerá la medida. Pronostican que habrá una saturación del tráfico en las calles adyacentes a la Transístmica donde se realizarán los trabajos. Los conductores tratarán de evitar el paso por la vía.

Sin embargo, dejan claro que el cierre es necesario para que el Consorcio encargado de la construcción del Metro inicie los trabajos de la trinchera -área de intersección del tren por la ruta subterránea y elevada.

Para que el impacto en el tráfico sea menor, la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), junto al Ministerio de Obras Públicas (MOP), aprobó un Plan de Manejo de Tráfico presentado por el consorcio. El plan incluye la construcción de una vía alterna para el tráfico en área de servidumbre pública y utilizando parte de los estacionamientos de locales comerciales ubicados en el área.

El tramo afectado tiene una distancia de 120 metros de largo y 26 metros de ancho en la parte central que corresponde a la trinchera y de 20 metros su área más angosta.

Jaime Bradick, asesor de la ATTT, dijo que el plan fue analizado y aprobado, pero que corresponderá al consorcio la divulgación de las alternativas para tratar de que el tráfico sea menos traumático.

En tanto, Fernando Aranda, jefe de Seguridad Vial de la ATTT, reconoció que el cierre de la vía producirá múltiples inconvenientes, pero que nada está escrito en piedra, por lo que no se descarta hacer ajustes en el camino, dependiendo del comportamiento de la circulación.

Vívian Young, asesora del despacho superior del MOP, consciente del problema advierte que al principio será difícil, pero pide paciencia a la comunidad hasta que se culminen las labores.

‘Sabemos que habrá una desorientación por parte de los usuarios, pero a través de las nueva señalizaciones se podrá corregir las fallas’, dijo Young.

La funcionaria sostiene que la labor de la entidad en este tipo de trabajos es hacer un estudio de la infraestructura vial para que, terminados los trabajos, se entreguen en igual o mejor condición en la que se entregaron las vías. ‘Corresponde a la empresa hacer las adecuaciones correspondientes a los daños que se hayan hecho a las utilidades públicas’, destacó.

Por su parte, Roberto Roy, secretario Ejecutivo del Metro, sostiene que la apertura de nuevos desvíos tardan un tiempo de 2 a 3 días, en el que se afecta el tráfico sobre todo en las horas pico, pero que transcurrido ese tiempo el ‘conductor habitual’ de la ruta se acostumbra a las señalizaciones de la ATTT y funcionamiento del tráfico similar al de todos los días. Reconoció que las obras causan molestias pasajeras, pero que después dejan un gran sistema.