Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Nacional

¿Realmente son 16 los muertos?

PANAMÁ. Los directivos de la Caja de Seguro Social (CSS) ofrecieron este lunes una versión confusa sobre la aparición y el número de víc...

PANAMÁ. Los directivos de la Caja de Seguro Social (CSS) ofrecieron este lunes una versión confusa sobre la aparición y el número de víctimas de la bacteria Klebsiella pneumoniae carbapenemasas (KPC) en los cuartos de cuidados intensivos y de cirugías del Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid.

Javier Díaz, director Nacional de Prestaciones de Salud, reconoció que en junio de 2010 se dio la alarma por dos casos reportados de la bacteria, que se hacía resistente a los antibióticos. Luego, en diciembre de ese mismo año, dos casos dieron positivo. Asegura que tomaron las medidas sanitarias.

En junio 2011 aparecieron ‘veintitantos casos’. La CSS redobló las alertas en todas las salas y envió un reporte al Ministerio de Salud (MINSA). Los afectados fueron aislados. Pero, según Díaz, ‘lamentablemente esta bacteria es virulenta y de difícil control’ y además ‘el rápido avance fue porque es oportunista y se apodera de los pacientes en estado crítico’.

Respecto a los muertos, Díaz asegura desconocer la cantidad y espera el informe de la dirección médica del Complejo. ‘No se puede hablar de muertos sino de cultivos positivos’.

Marlon de Souza, subdirector de la CSS, sostiene que no hay negligencia médica por muertes de bacterias nosocomiales. ‘Ellas andan rodando por todo el mundo. Le tocará al Ministerio Público determinar si se cumplió con el protocolo de seguridad’.

Entretanto, Díaz asegura que todos tenemos la bacteria, la Comisión Médica Negociadora Nacional (Comenenal) —que agrupa 15 gremios médicos— asegura que las infecciones nosocomiales son causa de la incorrecta aplicación de las mejores normas, guías o protocolos de atención.

La Comenenal dice que si estas bacterias atacan a las personas en estado crítico, como lo afirma Díaz, ‘entonces deberíamos cerrar la Unidad de Cuidados Intensivos, incluso deberíamos cerrar los hospitales, si igual la gente se va a morir’.

El doctor Mauro Zúñiga califica lo ocurrido en la CSS como una situación criminal, los pacientes se están muriendo por una inexcusable deficiencia administrativa. Estas bacterias habitan en los hospitales y se les transmiten a los pacientes, por regla general, cuando son instrumentados, pero cuando surge más de un caso, se debe dar la alerta epidemiológica. Según él: ‘se ha engañado a la comunidad al ocultar el verdadero drama de la institución y encima, coartan la libertad de expresión de los funcionarios para anunciar las anomalías’.

Mientras los directivos de la CSS aseguraban que no hubo negligencia en el caso de las bacterias y que la limpieza ‘ya estaba programada’, Sofanor Espinosa, Fiscal Tercero Superior, solicitaba copias de los expedientes clínicos de los pacientes afectados. Él también desconoce la cantidad de personas afectadas.

Miguel Ángel Cáceres, subdirector médico del área Quirúrgica, a finales de mayo, horas antes de infectarse la mayor cantidad de afectados, anunció un plan masivo de 500 cirugías los fines de semana en los quirófanos contagiados.

Si la CSS ‘redobla’ la limpieza por los casos positivos de diciembre de 2010, por qué Cáceres lista medio millar de personas para intervenirlas.

En momentos en que las bacterias ganan terreno en los hospitales de la Caja de Seguro Social, 7 casos resultan positivos con colitis seudomembranosa en el Geriátrico.