Temas del día

29 de Feb de 2020

Nacional

El embarazo y el cáncer de mama

GINECO-OBSTETRA. La aparición de procesos neoplásicos durante la gestación es una situación que altera los canones clásicos de diagnóst...

GINECO-OBSTETRA

La aparición de procesos neoplásicos durante la gestación es una situación que altera los canones clásicos de diagnóstico y tratamiento oncológico y supone para la paciente y su entorno, tomar decisiones muy difíciles.

La neoplasia maligna, que más frecuentemente aparece durante el embarazo y la lactancia, es el cáncer de mama, seguido por el de cérvix. Los avances en el tratamiento oncológico, así como en el conocimiento de la influencia sobre el embrión feto y el binomio madre hijo, hacen posible que se articulen secuencias correctas de tratamiento preservando la vitalidad de la creatura en la mayoría de los casos.

Las estadísticas mundiales indican que una de cada tres mil pacientes embarazadas puede desarrollar cáncer de mama y la edad promedio de aparición es entre los 34 y 36 años. En términos generales podemos considerar que la gestación dificulta y en ocasiones incluso retrasa el diagnóstico de cáncer de mama, dado los cambios que sufre este órgano durante el embarazo.

Como glándula responsable de la lactancia, sufre cambios en la anatomía, en su vascularización, en la proliferación celular tubular alveolar y en su consistencia; todos estos cambios fisiológicos dificultan la exploración durante el examen físico y limitan la sensibilidad de las pruebas como la mamografía y el ultrasonido.

Aunado a esto, los pocos síntomas que se presentan en una paciente con cáncer de mama también se presentan en condiciones normales en una embarazada, como el dolor y la sensibilidad mamaria, por ejemplo.

El tratamiento dependiendo de la etapa de la enfermedad es en primer lugar la cirugía y en algunos casos se puede incluso considerar quimioterapia durante el embarazo.

Como vemos, el escenario de cáncer y embarazo es muy complejo, requiere del máximo esfuerzo del equipo terapéutico y lo más importante, que es la participación responsable de la madre en sus evaluaciones médicas, vigilante siempre de las manifestaciones y cambios corporales como lo es la mama .