Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Nacional

Elecciones en El Bebedero, el termómetro del 2014

¿Por qué el gobierno y la oposición se pelean a viento y marea el triunfo en las elecciones locales de El Bebedero, un pueblo que no re...

¿Por qué el gobierno y la oposición se pelean a viento y marea el triunfo en las elecciones locales de El Bebedero, un pueblo que no representa ni el 1% de la población electoral del país?.

La respuesta parece simple. Esa es, para los grupos políticos, una de las mejores mediciones rumbo al 2014. Allí cada uno se juega todo. Y todo es mucho: por una parte, la imagen de un presidente con ansias de demostrar apoyo y garantizarse una continuidad en el poder.

Y por el otro, la de una oposición que intenta dejar constancia de un gobierno impopular y al que la gente ha dejado de respaldar tras sus políticas “antidemocráticas”.

El propio ministro de Comercio y dirigente de Cambio Democrático (CD), Ricardo Quijano, lo confirmó “Es como un ensayo antes del 2014, una prueba para ver quién tiene los candidatos con mejor simpatía”.

Desde un bando opuesto, el candidato independiente, Carlos Domínguez cree que si CD no logra su cometido

¿Para qué...? Pero, de todos modos, los analistas no entienden por qué tanto ruido. El Bebedero, un corregimiento cercano al distrito de Tonosí, apenas llega a los mil 128 votantes, una cifra muy “irrisoria” para unos comicios generales. Es decir, ni siquiera marca tendencia en los resultados de unas elecciones en todo el país.

Edwin Cabrera es uno de los que cuestiona. Sostiene que quien gane o pierda no definirá el panorama rumbo al 2014. “Es más, puede pasar que quien gane allá pierda en las próximas elecciones generales”, advierte.

Entonces —dice— todo se trata de un “golpe publicitario” y “hasta bochornoso” en el que los políticos, ante la falta de un debate de fondo, ponen en relieve. “Lo que pase en El Bebedero no es termómetro de nada”, enfatiza.

Pero el crítico político José Isabel Blandón es más radical. “ Aquí se está jugando con algo que no tiene mayor importancia, y se usan métodos de confrontación que no son buenos”, emplaza, refiriéndose a la lluvia de denuncias que la oposición ha hecho contra CD.

Las posiciones de Cabrera y Blandón son secundadas por el analista Mario Rognoni. Plantea que lo del domingo es una mera medición de fuerzas en la que no se “aprenderá nada”. “Es algo de egos, y en donde habrá un mensaje que no tiene mayor validez, y por el que, al final, se habrá perdido la proporción y se habrá gastado mucho dinero”.

Así Rognoni resta importancia a la incesante y agresiva campaña electoral que ha modificado el paisaje agreste y monocorde de El Bebedero. El pueblo que está invadido de camionetas y camiones que transportan mercadería casa por casa, familia por familia y elector por elector.

Y donde ahora se promete la ayuda que por dos años y medio nunca llegó.