Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Nacional

El temple de ‘Nino’ Chiari ante Lyndon B. Johnson

PANAMÁ. Cuando Lyndon Baines Johnson, el presidente 36 de Estados Unidos, escuchó sobre la acción de los estudiantes zoneítas en Balboa,...

PANAMÁ. Cuando Lyndon Baines Johnson, el presidente 36 de Estados Unidos, escuchó sobre la acción de los estudiantes zoneítas en Balboa, Panamá, se dio cuenta enseguida que tendrían problemas. Así lo escribiría varios años después en sus memorias.

Durante la tarde y la noche del lunes 9 de enero de 1964 las confrontaciones entre panameños que exigían respeto a la soberanía nacional y soldados estadounidenses ultrajando este derecho, habían llegado a su punto más álgido en la capital panameña, específicamente en la llamada Zona del Canal, ocupada por Estados Unidos. Los estudiantes y empleados federales desobedecieron la orden presidencial de que se izara la bandera panameña en la franja canalera desatando la violencia.

En la mañana del 10, los disturbios no daban tregua. Se contaban entre 8 y 10 los panameños muertos y más de 200 heridos en ese momento. Bajo tensión en su oficina presidencial, Johnson reunió a sus hombres de mayor confianza, asesores y diplomáticos. Panamá se convirtió en su primera crisis internacional. Uno a uno, desde las 10:10 a.m., habían llegado al salón del gabinete: el secretario de Estado Dean Rusk, el secretario de Defensa Robert McNamara, quien desde 1961 a 1968 afrontó la crisis de los misiles, impulsó el rearme de EEUU y comandó la guerra de Vietnam; además del secretario para Asuntos Latinoamericanos Thomas C. Mann, entre otros.

En Panamá, desde el Palacio de Las Garzas, el entonces presidente Roberto F. Chiari ya había apretado el botón del teletipo, aparato antecesor del fax y el correo electrónico, comunicando a la Casa Blanca el retiro de la misión diplomática panameña en Washington, con el que a su vez Panamá rompía relaciones con EEUU.

A las 11:40 a.m. de aquel martes 10 de enero, Johnson tomó la iniciativa de llamar a Chiari. Así consta en el registro de su agenda de trabajo, la cual lo identificaba aún como vicepresidente de EEUU, a pesar de haber asumido la presidencia tras el asesinato de John F. Kennedy, ocurrido en Dallas el 22 de noviembre de 1963 mientras saludaba a sus seguidores desde su auto.

L. B. Johnson debía buscar un punto común para iniciar el proceso de reconciliación con el pueblo panameño, representado por Chiari. Debía hacer el contacto a través de un intérprete bilingüe como establece el protocolo diplomático. Lo que no sabía era que, lejos de llenarse de intimidación, ‘Nino’ Chiari demostraría su temple como presidente y negociador, exigiendo desde el primer momento no solo encontrar una solución al conflicto coyuntural de ese momento, sino lograr de una vez por todas acabar con el origen ‘de las causas del conflicto’. Es decir, negociar un nuevo tratado que borrara la perpetuidad de Estados Unidos en la Zonal del Canal pactada el 18 de noviembre de 1903 en el Tratado Hay-Bunau Varilla.

Tras 48 años, La Estrella publica las conversaciones telefónicas confidenciales inéditas entre Chiari (Ch) y Johnson (J). La primera, la mañana del 10 de enero de 1964; y la segunda, el 3 de abril de ese mismo año.

10 DE ENERO

J: (voz del intérprete): ¡Aló señor presidente!

Ch: ¡Diga señor!

J: Señor presidente, quería expresar a usted que profundamente lamentamos la situación de violencia que ha ocurrido ahí.

Ch: ¡Sí señor!

J: Apreciamos inmensamente su apelación para el pueblo panameño para que se quede calmo. Reconocemos que tanto usted como yo debemos hacer todo para mantener la paz y que tenemos la seguridad que usted lo está haciendo y yo haré lo mismo. Tanto usted como yo, señor presidente, debemos reconocer la posibilidad de que hay elementos que son enemigos tanto de ustedes como de nosotros que tal vez...

Ch: Sí señor.

J: ...quieren explotar esta situación.

Ch: ¡Sí señor!

J: Inmediatamente voy a enviar a Panamá, señor presidente, a mi asistente de toda confianza, el secretario Thomas Mann, y otros auxiliares de alta categoría ya aquí llegados a la Casa Blanca para que puedan averiguar todos los hechos y ayudar y cooperar con usted. Yo creo que es importante mantener un contacto íntimo entre nosotros dos y estoy dispuesto a hacerlo. Ojalá que usted vea al señor secretario Mann y canjea su gestión y que tenga señor presiente para mejorar esta situación

Ch: ¡Bueno! ¿Me permite usted un momento?

I: Do you allow yourself a moment?

Ch: ¡Aló! ¡Aló!

I: confusión de voces en inglés ...you please... a moment.

Ch: ¡Aló! ¡Aló!

I: ¡Sí señor!

Ch: ¡Aló!

I: ¡Sí señor!

Ch: ¿Me permite usted un momento? ¡Aló! ¿Ustedes me escuchan, ¡ah!?

I: ¡Sí señor!

Ch: ¿Están escuchando? ¿El presidente Johnson está escuchando?

I: Sí señor, el presidente Johnson está escuchando.

Ch: Lo que le voy a decir a él es lo que yo pienso decirle al señor Thomas Mann cuando venga acá posiblemente esta noche o si no mañana...

I: Traducción a inglés.

Ch: ...Para ir a una revisión integral de los tratados que rigen las relaciones de Estados Unidos con Panamá porque lo que tenemos hasta ahora no es más que una fuerte insatisfacción y de situaciones tan lamentables. (Se oye muy baja la voz de Johnson fuera de conversación).