Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Nacional

Más embarazos entre adolescentes

PANAMÁ. El incremento de menores embarazadas, sobre todo en las áreas rurales, según datos de la Contraloría General de la República, ll...

PANAMÁ. El incremento de menores embarazadas, sobre todo en las áreas rurales, según datos de la Contraloría General de la República, llama la atención de expertos, más cuando el país está carente de políticas de educación sexual reproductiva.

La preocupación de que estas niñas dejen las escuelas para convertirse en madres apunta sobre todo a aquellas menores que viven en las montañas. Ese fue el caso de Yarizel Chérigo cuando tenía 16 años. Quedó embarazada de un hombre mucho mayor que ella, en San Pedro, un pueblo recóndito al norte de la provincia coclesana.

Yarizel tuvo que abandonar la escuela. Ahora que tiene 19 años y le gustaría terminar su educación, pero lamentó que nunca escuchó un programa de educación sexual en su colegio y cuando se salió de la escuela no fue respaldada por las autoridades de educación de la región.

Ésta joven dice que la solución para las niñas campesinas cuando quedan ‘‘barrigonas’’ en los colegios públicos, no es la misma para aquellas que viven en la ciudad ni para las que estudian en colegios privados.

La Contraloría General de la República reveló recientemente que el número de adolescentes de áreas rurales embarazadas menores de 15 años aumentó un 33%.

Este porcentaje es muy distinto al que maneja el Ministerio de Educación, donde indican que la cantidad de menores embarazadas en el país disminuyó en los últimos dos años (en 2010 se registraron 731 estudiantes (0.21%), mientras que en el 2011 fueron 604 (0.17%).

Pero, tal realidad llama poderosamente la atención de organismos internacionales que ponen el ojo ante un tema crítico para el país, según el Fondo de Población de la Naciones Unidas (UNFPA).

VÍCTIMAS Y SOCIEDAD

Laura Flores, representante auxiliar de UNFPA, explicó que el embarazo en adolescentes es un problema sumamente serio por lo que es la manifestación de situaciones sociales más profundas e inaceptables, sobre todo en zonas de difícil acceso.

Dijo que las niñas que se embarazan a esta edad en gran parte son víctimas de violencia sexual y explotación a lo interno de sus familias. ‘A pesar de la legislación vigente que les permite mantenerse en el sistema escolar, al embarazarse a tan temprana edad tienen menos probabilidades de terminar la escuela, pues de penden de mecanismos de apoyo social que no necesariamente tienen. Esta situación realmente condena a estas niñas y adolescentes a perpetuar la situación de pobreza en la que se ven sumidas.

Flores afirmó que las encuestas de demografía y salud hablan desde los 15 años, pero lamentablemente hay múltiples casos de niñas menores, hasta de 10 y 11 años, que son parte del censo. Ese dato fue revelado por el Ministerio de Salud, donde apunta que de cada 5 embarazos en Panamá, uno representa un embarazo de adolescente. sin embargo, en las áreas indígenas la situación de complica porque 3 de cada 5 embarazos es de adolescentes.

UNA EDUCACIÓN POCO INTEGRAL Y DE DOBLE MORAL

La reacción negativa de la máxima autoridad de educación, Lucy Molinar, quien está en contra de políticas de educación sexual reproductivas como tema de prevención del embarazo, es cuestionada por la UNFPA, la cual considera que es un tema que debe estar en la agenda de promoción de los derechos fundamentales de las personas en general, y de los y las jóvenes.

La idea también es compartida por la exministra de Desarrollo Social María Roquebert, quien se mostró preocupada. Dijo que los sistemas que no promueven una educación en sexualidad para que adolescentes y jóvenes cuenten con las herramientas necesarias para su autocuidado hacen flaco favor a las siguientes generaciones que a su vez se espera se inserten en el esquema productivo del país.

Roquebert añadió que cualquier medida que garantice el derecho a la educación de las niñas es bienvenida. Se le consultó al Mides sobre estadísticas actuales, pero no tiene datos.