Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Nacional

Desenfreno, sexo y drogas en las noches davideñas

CHIRIQUÍ. Las noches en la ciudad de David a simple vista parecen ser tranquilas; sin embargo, esta percepción está lejos de ser la real...

CHIRIQUÍ. Las noches en la ciudad de David a simple vista parecen ser tranquilas; sin embargo, esta percepción está lejos de ser la realidad que se vive en la capital de la provinica.

Y es que a medida que pasan las horas, sobre todo los fines de semana, establecimientos como bares, cantinas, prostíbulos y otros centros de diversión nocturna cobran tanta vida, que en algunos de ellos se cae en el desenfreno, donde impera el licor, la prostitución y hasta drogas ilícitas.

Ante este escenario, la Policía Nacional, el Departamento de Fiscalización Aduanera, el Ministerio de Salud (MINSA), la Policía Municipal, el Servicio Nacional de Migración y la Corregiduría Nocturna se han dedicado a realizar constantes operativos.

Orlando Diez, corregidor nocturno de David, ha liderado varios de estos operativos y asegura que frecuentemente se detecta a personas indocumentadas, menores de edad en bares y discotecas; venta y consumo de cigarrillos de contrabando y diversas pruebas (carrizos vacíos) de que en esos centros nocturnos se consumen drogas.

‘En los últimos meses se ha dado un incremento en los actos delictivos y faltas administrativas, y lo que se busca con estas acciones es minimizarlos lo más que se pueda y darle seguridad a la comunidad’, sostiene Diez.

El corregidor señaló que es evidente el aumento de la prostitución, tanto de mujeres como homosexuales.

SEXO BARATO, PERO POCO SEGURO

Una situación que es alarmante y que ha detectado el MINSA es la presencia de algunas mujeres dedicadas a la prostitución que no cumplen con los controles de salud.

En pleno centro de la ciudad y sus alrededores existen prostíbulos, algunos desconocidos para la población, pero allí esperan a quienes quieren pagar por unos minutos de placer.

Algunos de estos night club solo poseen lo básico: una cama, un viejo abanico y un baño falto de limpieza.

Durante un último operativo quedó al descubierto que en algunas habitaciones de estos locales habían preservativos usados y tirados en el piso.

‘Aquí no hay día y no hay hora’, manifestó una administradoras de estos lugares, al referirse a los días de mayor afluencia de clientes. ‘Y así como no hay hora, tampoco hay edad. Al igual que vienen personas de la tercera edad, acuden jóvenes’, agregó la fuente, que pidió no ser identificada.

En algunos prostíbulos de la ciudad de David la tarifa por unos 15 minutos de placer oscila entre 14 y 22 dólares.

PREOCUPACIÓN ENTRE LAS AUTORIDADES

El alcalde del distrito de David, Francisco Vigil, reconoce que existe una proliferación de bares y cantinas; no obstante, agregó que este es un tema que se ha venido regulando y muchos de estos establecimientos han sido cerrados, por infringir la ley.

Por su parte, Sara Pitty, directora del Ministerio de Desarrollo Social, ve con preocupación la falta de lugares de sano esparcimiento y diversión para los adolescentes y jóvenes en la ciudad de David. ‘Al no haber estos espacios, a nuestra juventud no le queda otra alternativa que ir a estos sitios donde solo se le ofrece licor’, explica.