Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Nacional

Acabar con la duplicidad

Continuar un sistema de salud bicéfalo es mantener una duplicación innecesaria del gasto y una planificación completamente distorsionada...

Continuar un sistema de salud bicéfalo es mantener una duplicación innecesaria del gasto y una planificación completamente distorsionada. Esto lo vemos hoy con la construcción de hospitales y de otros establecimientos de salud, sin definir ni desarrollar la política de atención de salud de estos establecimiento.Dos aspecto que generan inquietud y muy válida son: quién debe regir el sistema de atención de salud y de dónde debe venir su financiamiento. En el primer punto hay dos caminos, puede ser regido por la Caja del Seguro Social o crear una entidad proveedora de salud. El otro aspecto, el de financiamiento, debe quedar bien definido para que no quede la menor duda acerca de su manejo. Actualmente el Programa de Salud de la CSS se financia con parte de la cuota patronal, que representa el 8% del salario del cotizante, y que le da cobertura a sus beneficiados. Hay quien de manera egoísta piensa que la CSS es solo para los asegurado, eso es verdad, pero solo lo concerniente a pensiones. En la parte de salud, no es así, porque tres meses después de que un asegurado se queda sin trabajo, pierde su derecho a la atención de salud. Es decir, se convierte, en un no asegurado. Con esto, hemos creado dos clases de ciudadanos, y se trata de un acto de discriminación. Lo importante es que tomemos la decisión, de adoptar un sistema de atención de salud único, porque de continuar divididos, toda transformación, será incompleta e ineficiente.

ODONTÓLOGO