Temas Especiales

30 de May de 2020

Nacional

Ola de protestas crece en el país

PANAMÁ. En Panamá se sienten vientos de lucha, de la comarca Ngäbe Buglé a Colón, ‘el pueblo está cansado de las promesas sin cumplir’, ...

PANAMÁ. En Panamá se sienten vientos de lucha, de la comarca Ngäbe Buglé a Colón, ‘el pueblo está cansado de las promesas sin cumplir’, dicen los dirigentes del Frente Amplio por Colón (FAC), luego de tres días de quemas de llantas y marchas pacíficas exigiendo respuestas del Gobierno Nacional a las solicitudes pactadas tras las manifestaciones del pasado octubre de 2012 contra la Ley 72, que permitía la venta de los terrenos de la Zona Libre de Colón.

Por su parte, la autoridades ngäbes continúan intentando que el Gobierno cumpla con los puntos pactados desde el año pasado, luego de las protestas de San Félix contra la eliminación del artículo 5 del proyecto de Ley 415, que establecía un régimen especial para la protección de los recursos hídricos y ambientales de la comarca. Aguantan, esperan. (Ver nota relacionada).

Y mientras la ciudadanía espera que ‘el Gobierno les respete y cumpla con la palabra’, como dice el dirigente del grupo Emancipación Colonense, Próspero Brown, el ministro de Gobierno, Jorge Ricardo Fábrega, los cuestiona: ‘quien no tiene la razón, utilizará como argumento la fuerza’, fue la respuesta que dio el representante de Gobierno cuando le preguntaron sobre las últimas protestas del pueblo colonense: que se haga partícipe a Colón del dinero recaudado por la Zona Libre, 500 millones de dólares, mil 500 plazas de empleo para el desarrollo de la ciudad.

Para el ministro Fábrega, el único conflicto del pueblo de Colón era la Ley 72, que fue derogada, ‘y no debe existir ningún tipo de protesta’. Según él: ‘Colón tiene problemas igual que en cada una de las otras provincias, pero queremos paz y tranquilidad’.

Para Felipe Cabezas, subcoordinador del frente, esto es ofensivo: ‘el pueblo tiene que recibir lo que le corresponde, lo único que queremos es una mesa de negociación justa, pero el Gobierno está acostumbrado a saquearnos y esta vez no lo vamos a permitir’.