12 de Ago de 2022

Nacional

Aumentan las muertes en la CSS

PANAMÁ. ‘A todos nos preocupan esas muertes. Se debe abrir una investigación para determinar las causas de esos decesos’, dice el exmini...

PANAMÁ. ‘A todos nos preocupan esas muertes. Se debe abrir una investigación para determinar las causas de esos decesos’, dice el exministro de Salud, Guillermo Rolla Pimentel, refiriéndose a los ocho bebés confirmados por el Ministerio de Salud (MINSA) este viernes.

Ayer sábado, galenos que laboran en el Complejo Hospitalario Arnulfo Arias Madrid, donde estaban recluidos estos infantes, aseguraban que eran 12 los pequeños fallecidos y apuntaban a una solución de heparina (anticoagulante) como posible causa de la nueva tragedia que sacude a la CSS.

Rolla Pimentel asegura que la falta de controles por parte del MINSA es un concepto generalizado en la sociedad. ‘No es normal que ocurran tantas muertes de recién nacidos. Pienso que hay factores epidemiológicos que Salud debe investigar’.

Por su parte, Xavier Sáez Llorens, jefe de Infectología del Hospital del Niño, plantea que es común que mueran hasta dos bebés prematuros al día en hospitales como el Complejo de la CSS. ‘Aunque no se saben las causas de muerte, no parece ser nada infeccioso. El Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud y el Instituto Especializado de Análisis están realizando las investigaciones’, comparte el médico.

El presidente del Comité de Protección al Paciente y Familiares, Roger Barés, no coincide con el doctor Sáez Llorens, y afirma que es evidente la falta de controles en los hospitales de la CSS y del MINSA.

‘No es cierto que porque sean niños prematuros se tengan que morir. Esta tragedia es la suma de una serie de factores’, comenta Barés, quien advierte de que la investigación que ha ordenado Salud no llegará a ninguna parte y se repetirá lo ocurrido con el centenar de muertes por la bacteria Klebsiella Pneumoniae Carbapenemasa (KPC).

¿Y LOS CONTROLES?

Jenny Vergara, representante de los gremios de la Salud en la Concertación Nacional para el Desarrollo y farmacéutica de profesión, explica que cada centro médico cuenta con un equipo de farmacovigilancia que verifica las reacciones adversas de los medicamentos. ‘Deben confirmar que el producto no tiene fallas’, advierte. Esta sería la primera barrera intrahospitalaria.

El segundo control, menciona Vergara, es la certificación de la calidad del fármaco que realiza el Instituto Especializado de Análisis de la Universidad de Panamá.

De comprobarse que la heparina causó estas muertes, como piensan los galenos, se estaría repitiendo una falta de control de las autoridades de Salud en los hospitales públicos.