Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Nacional

Orígenes de las dudas fueron advertidos

PANAMÁ. No hay sorpresa. El velo de dudas alrededor de las decisiones que pueda tomar Lourdes Castillo como directiva del Canal era un a...

PANAMÁ. No hay sorpresa. El velo de dudas alrededor de las decisiones que pueda tomar Lourdes Castillo como directiva del Canal era un asunto sabido.

‘Fue advertido desde un principio’, afirma Roberto Troncoso, expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa al comentar la coincidencia entre la postura de Panama Ports Company (PPC) contra la construcción de un megapuerto en Corozal y las declaraciones públicas de Castillo, que se manifestó incómoda con la posibilidad de que quien estaba al frente de los estudios para ese proyecto se retire anticipadamente en lugar de esperar a que termine una investigación en su contra.

Aunque en principio cada asunto es independiente del otro. La duda razonable sobre la posibilidad o no de que Castillo esté defendiendo en cualquier decisión los beneficios que le representan a ella el favor de PPC gravita sobre los debates de la Junta Directiva del Canal.

‘En principio hay un conflicto de interés’, dice Troncoso. ‘Estas personas tienen que ser elegidas de otra manera’, añade el empresario al analizar que la sociedad no puede opinar o influir en las decisiones de a quién se nombra o no en estos importantes cargos. ‘Esas personas deben ser los mejores’, afirma.

Para Víctor Lewis, presidente de Alianza Ciudadana Pro Justicia, Castillo es legítimamente directiva del Canal, ‘para bien o para mal, ese tema ya pasó’, explica.

Lewis, sin embargo, no deja de recomendar que los parámetros sobre los conflictos de interés se establezcan ‘en blanco y negro’.

Para profundizar, el abogado cita un ejemplo: ‘soy directivo suplente en la Junta Directiva de la Caja de Seguro Social y tuve que pasar por un filtro para probar que no tenía ningún tipo de conexión con contratos de la CSS’.

¿QUÉ PODRÍA SUCEDER AHORA?

‘Es asunto de la propia directiva’, dice Troncoso. Lo cierto es que la acción de Castillo generó también molestias a lo interno de la directiva canalera.

La Estrella tuvo acceso a información en la que queda claro que los otros directivos habrían preferido mantener el asunto en reserva hasta que una decisión estuviera en firme.

COROZAL, TAREA PENDIENTE

La idea de construir un nuevo puerto en Balboa en la salida del Pacífico del Canal recibió aparente apoyó ayer entre miembros de la directiva canalera. Incluso la propia Castillo aseguró que está a favor de la posibilidad.

Lo que no quedó claro, entonces, es por qué se suspendieron los estudios, si las objeciones manifestadas en la junta directiva a mediados de septiembre tienen que ver con un funcionario únicamente y no con la idea del puerto de Corozal.

Para completar una decisión sobre Corozal, habría que continuar con estudios por seis meses más, por lo que la suspensión de estos tendrá un efecto directo sobre el aprovechamiento de oportunidades con precisión.

Por las razones que sean, la demora le cae bien a Panama Ports Company, que se opone al puerto en Corozal y que, de controlar el área, tendría bajo su dominio toda la actividad portuaria y logística en el lado Pacífico del Canal de Panamá.

GUERRA AVISADA

En febrero de 2013 se nombró y ratificó a Lourdes Castillo como miembro de la directiva del Canal de Panamá.

Una ola de cuestionamientos y temores por las dudas que se generaron a raíz de sus vínculos comerciales con la empresa Panama Ports Company y otros planteamientos sobre sus méritos para el cargo se desataron de inmediato. Todos fueron ignorados por el gobierno y los diputados encargados de ratificarlos.

Entre los argumentos en su defensa, ella mencionó como una de sus cualidades que es hermana de Ascanio Arosemena, insigne mártir del 9 de enero de 1964.