Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Nacional

Pendientes en Coiba preocupan

VERAGUAS. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) especificó ayer cuatro puntos funda...

VERAGUAS. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) especificó ayer cuatro puntos fundamentales que deben ser tomados en cuenta con urgencia por las autoridades panameñas en el Parque Nacional Coiba.

Pidió la remoción del ganado que existe dentro del Parque Nacional Coiba, mostró su inquietud por la presencia de la Base Naval para evitar que se introduzcan otras especies al parque, planteó la implementación del plan de manejo para la región y la solicitó priorizar medidas que regulen la pesca en el área.

Fanny Douvere, coordinadora del Programa Mundial de Patrimonio Marino de la Unesco, brindó ayer las declaraciones luego de un extenso recorrido por el lugar. ‘Cuando pasa tanto tiempo desde que se emiten recomendaciones y no son acatadas, la comunidad internacional empieza a prestar atención a esto, y es por eso que se envió la misión aquí a Panamá’, explicó Douvere.

Según la representante del organismo internacional, hay ciertos requisitos que ya se solicitaron desde que Coiba se inscribió como Patrimonio Mundial en el año 2005, y ya han pasado nueve años y aún no se han corregido.

En la misión internacional que recorrió la isla durante varios días, encabezada por la doctora Fanny Douvere, también estuvieron: Bernal Herrera, de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y el Embajador de Panamá ante este organismo dependiente de la ONU, Flavio Méndez, y funcionarios de la Autoridad Nacional del Ambiente.

ANAM

Silvano Vergara, administrador general de la Autoridad Nacional del Ambiente, excusó el hecho de la presencia del ganado en Coiba pasados nueve años, señalando que ‘el tema de los semovientes es un tema de expertos, es una situación fitosanitaria, y hemos estado viendo que al sacar los animales que sean evaluados, no podemos permitir que se trasladen a tierra firme sin ser debidamente verificados’, dijo.

Agregó que ‘más vale tarde que nunca, hemos iniciado el cumplimiento de estas recomendaciones, pero hay una cosa que aclarar: Coiba no está en peligro, son comentarios que han hecho algunos por ahí sin conocimientos de la normativa de lo que es un patrimonio, el no cumplir las recomendaciones es lo que podría poner al patrimonio en la lista de extinción, pues si no se cumplen estas recomendaciones el área comienza a deteriorarse y eso es lo que nosotros estamos tratando de revertir’, acotó el funcionario de ambiente.

Sobre la base aeronaval, el administrador general dijo que no es el único sitio Patrimonio de la Humanidad que tiene base aeronaval, por lo que considera que ese no es el principal detalle. Según el funcionario, el principal problema son los semovientes y la pesca ilegal, en lo que actualmente están trabajando.

Por su parte, Geremías Aguilar habló como exadministrador de la ANAM en Veraguas, actual secretario general de la ANAM, y destacó que esta institución ha hecho muchos esfuerzos para adecuar los recursos necesarios para que se logre la implementación del plan de manejo que es la carta fundamental a seguir sobre el Parque Nacional Coiba.

INSTITUTO SMITHSONIAN

Juan Maté, quien estuvo en la gira en representación del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales y del Consejo Directivo del Parque, dijo que luego de la declaración en el año 2005 del Parque Nacional Coiba como Patrimonio de la Humanidad, el país no solo adquiere reconocimientos sino también compromisos de mantener los valores universales y Coiba calificó por valores de diversidad y procesos ecológicos.

Maté destacó que para el manejo del Parque falta presupuesto, ya que el mismo está recibiendo cerca de $35 mil al año, cuando se requiere cerca de dos millones y medio para operar.

El científico del Instituto Smithsonian resaltó que el parque genera $1.8 millones, ‘pero es importante resaltar que por la Ley que crea el Parque Nacional, ese dinero no entra a las arcas del Estado sino a un fondo especial llamado Fondo Coiba, que está en manos de la ANAM.