Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Nacional

Bacteria KPC acecha salas del Santo Tomás

El Ministerio de Salud informó que en febrero de este año se detectó un caso. En marzo, los casos aumentaron a 17.

Bacteria KPC acecha salas del Santo Tomás
En el Santo Tomás se reportaron 12 casos de KPC el año pasado y 28 en 2012.

Este domingo, a las nueve y diecisiete de la noche, el MINSA divulgó —vía correo electrónico— las últimas cifras de contagiados por la ‘ Klebsiella Pneumonie Carbapenemasa’ (KPC) en el Hospital Santo Tomás.

‘A finales de febrero el Sistema de Vigilancia identificó un caso colonizado (paciente portador de la bacteria que aún no ha desarrollado la infección) en el área de cuidados intensivos del hospital. Como está descrito en el manejo de la investigación epidemiológica, se realizó búsqueda activa y se detectaron 17 pacientes positivos’, se explicó en el documento.

La entidad detalló que ha doblado esfuerzos para aislar a los pacientes colonizados e implementó medidas de prevención, como la utilización de material desechable en estas salas.

El MINSA prometió informar si registra un incremento inusual de pacientes portadores de la bacteria.

‘BAJARON LA GUARDIA’

Para Roger Barés, presidente del Comité de Protección al Paciente y Familiares, lo que está ocurriendo en el Santo Tomás es producto de la escasa vigilancia sanitaria.

‘Cuando ocurrió la tragedia con la KPC en el Complejo de la Caja de Seguro Social se elaboraron las recomendaciones para todos los hospitales. Lo que ocurre es que no está cumpliendo con esas normas’, señaló el dirigente.

Barés dijo que el MINSA incumple con informar a los pacientes y familiares cuando se detectan casos positivos. ‘Tratan de ocultar la situación hasta el último momento. La población conoce de estos brotes cuando algún paciente acude a los medios’, expresó.

El doctor Mario Rodríguez piensa que el MINSA y la CSS no escuchan las recomendaciones de los comités epidemiológicos de cada hospital ni han aplicado las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

‘La primera medida de control de la bacteria es el cerco epidemiológico. Esto no lo están haciendo’, explicó el médico.

Otro problema, agregó Rodríguez, es el diseño de los centros hospitalarios, ‘que no obedece a normas científicas. Por el mismo ascensor o escalera por donde se retiran los desechos o la ropa sucia baja el personal de salud y los familiares de los pacientes. Esto hace que todo el hospital sea un foco de contaminación’, criticó.

Rodríguez manifestó que las autoridades de Salud no asignan los recursos económicos que los hospitales demandan para cumplir con las políticas sanitarias. ‘Los focos de la KPC están en todas las provincias, el problema es que no quieren destinar recursos’, recalcó.

Un especialista del Santo Tomás que pidió la reserva de su nombre relató que la dirección de ese centro hospitalario ha dejado a un lado a los pacientes para dedicarse a otros asuntos.

‘Hace semanas que no hay medicamentos para tratar adecuadamente las infecciones. Esto aumenta el riesgo de este mal’, agregó el médico.

La OPS, tras investigar el brote de KPC que se registró en el Complejo de la CSS en 2011, elaboró un protocolo de actuación para las autoridades locales.

El organismo recomendó implementar cohortes (agrupación de pacientes colonizados), aplicar los protocolos y normas de trabajo, capacitar al personal profesional, técnico y auxiliar en temas de servicios y extremar las medidas de limpieza, tanto internas como externas.

‘Tal como ocurrió en la CSS y en el Hospital Rafael Hernández de Chiriquí, vemos que las autoridades ocultan los casos para evitar que la ciudadanía pida explicaciones sobre el incumplimiento de su trabajo’, concluyó Barés.