Temas Especiales

28 de Jan de 2021

Nacional

El número 20

Varios familiares de afectados por la bacteria KPC interpusieron una querella contra los directivos de la CSS.

En 2010, la Organización Panamericana de la Salud emitió una alerta epidemiológica ante la diseminación de la bacteria KPC en la que subrayaba la importancia de la detección de los mecanismos de resistencia de la bacteria que incrementaba de manera importante la morbilidad y mortalidad a causa de las infecciones.

Un año después, los muertos a causa de esta bacteria se contaban por docenas en la Caja de Seguro Social (CSS) hasta sumar 120.

‘Cuando me informaron de su condición de salud, yo salí muy desanimada de ahí, y cuando iba bajando las escaleras del Complejo de la CSS me caí y se me dañó la rodilla; me hospitalizaron. Ellos nunca quisieron decir que tenía KPC. Al final en la necropsia pudimos confirmarlo. Yo llevé a mi esposo por un paro cardíaco, ¿cuántas personas no sufren de paros silenciosos y están vivos?

Pero la causa de muerte de él no fue la enfermedad del corazón, fue la infección de la KPC. Además, la necropsia lo confirma, dice claro infecciones nosocomiales, porque él estaba recién operado con la traqueotomía donde le pusieron un algodón ahí. ¿Cuántas bacterias no le han de haber entrado por ahí?

Se llamaba Epaminonda Castillo Guizado, fue mi pareja por 48 años, murió de KPC, fue el número 20. Tenía 71 años. La procuradora no hace nada, trabajó con él, no va a hacer nada. No es justo que ese Saez-Llorens diga en televisión que de todos modos el desenlace de los pacientes iba a ser el mismo, que la persona iba a morir con o sin la bacteria. ¿Quiénes son ellos? ¿Qué se creen para decir eso? Es una falta de respeto a los familiares’.

En el Ministerio Público se inició una pesquisa de oficio contra el personal médico y técnico del Complejo que resulte responsable. Por otra parte, varios familiares de afectados interpusieron una querella contra los directivos de la CSS. Por la investidura de las autoridades querelladas, y debido al impedimento de la Fiscalía III Superior que no tiene competencia para investigar a funcionarios con mando y jurisdicción a nivel nacional, la defensa de los afectados se opone a que la Corte se incline por la decisión de una acumulación de expedientes. Después de un año, los querellantes esperan que la Sala II de lo Penal resuelva el tema de que se inicie la investigación contra los altos directivos de la CSS.

Por este caso no hay detenciones.