Temas Especiales

31 de May de 2020

Nacional

Volver a clases en tiempos de vacaciones

Aproximadamente 15 mil educadores tendrán que pagar los días de huelga.

Hoy comienza la semana de receso del primer trimestre del año escolar. Pero los 900 mil estudiantes del sistema educativo, público y privado, no podrán disfrutar de este descanso.

La huelga docente de 26 días hábiles alteró el calendario escolar para una cantidad de estudiantes no revelada por las autoridades educativas.

En el documento firmado por los 16 dirigentes de las asociaciones magisteriales y el Ministerio de Educación (Meduca), se dispuso que la recuperación de los contenidos la coordinarían los directores de los planteles, las autoridades regionales y los docentes.

De los 43 mil docentes que emplea el Meduca, cerca de 15 mil suspendieron las lecciones por tiempos diferentes.

‘Algunos empezaron el 21 de abril y luego volvieron a dar clases. Otros apoyaron la medida a mitad del camino y otro porcentaje se mantuvo hasta el final’, sostiene el director de la Región Educativa de Panamá Centro, Federico Castro.

Contabilizar los días y las horas que cada docente debe recuperar es una tarea sencilla, explica la profesora Nelva Reyes.

‘Durante esos días, el Meduca enviaba a los supervisores a ver los profesores que estaban trabajando y los que estaban en la calle. Ellos manejan esa cifra’, menciona la docente.

De manera global, sostiene Reyes, se tendrán que pagar 140 horas, que corresponden a los 26 días no laborados.

‘En mi caso, y el de todos los maestros, es más difícil el pago del tiempo perdido porque no podemos asignar módulos a los estudiantes porque están muy pequeños, y tampoco podremos extender las jornadas en todos los planteles’, detalla Reyes.

Asistir en horario regular esta semana y extender la jornada hora y media en las escuelas que lo permiten son las opciones que Reyes implementará en su escuela.

Los profesores, plantea la dirigente magisterial, tendrán más flexibilidad porque podrán asignar módulos, investigaciones o trabajos en grupos, ya que los estudiantes tienen más edad.

Este grupo de alumnos, precisamente, ha declarado que no asistirán a clases durante la semana de vacaciones porque ellos no se declararon en paro.

Reyes los insta a cambiar de pensamiento. ‘La lucha no fue solamente por el salario y la autoevaluación. Nos mantuvimos en huelga para que le pongan atención a la educación. Conocemos de escuelas que tienen un baño para 300 alumnas’, agregó.

Que el Meduca se encargara de la reparación de los centros escolares fue uno de los puntos del acuerdo de fin de huelga.

Sobre este punto, había dos posiciones. Los educadores aseguraban que con el proceso de autoevaluación se obligaba al padre de familia a realizar esta tarea. El Meduca sostenía que reparar escuela siempre ha sido una actividad que ejecuta la institución y que cuenta con los recursos para ello.

Reyes es de la opinión que con el presupuesto asignado al Meduca, aproximadamente 4 mil millones en cinco años, es suficiente para que todos los planteles estén en óptimas condiciones y se construyan nuevas infraestructuras en las zonas de mayor concentración de población.

Con el crecimiento de la economía panameña en este quinquenio es para que las escuelas rancho existieran, pero solo en la historia de la educación, menciona la educadora.

PUERTAS ABIERTAS

El profesor Diógenes Sánchez, motor de la reciente huelga docente, afirmó que la semana pasada se les avisó a todos los estudiantes del periodo de recuperación.

‘Nosotros no obligaremos a los alumnos a ir a la escuela en tiempo de vacaciones. Estaremos allí en el horario regular esperándolos. Algunos nos dijeron que irían, otros que no’, detalla.

El profesor, del colegio José Dolores Moscote, invitó a todos los jóvenes que tengan exámenes y trabajos pendientes a presentarlos durante esta semana.

‘Hay mecanismos para ponernos al día, eso dependerá de cada escuela. Hay muchos muchachos que nos dijeron que irían para afianzar en algunos temas que sienten que les falta’, apuntó.

Aixa Gómez, dirigente de la Federación Nacional de Padres de Familia, asegura que el tiempo pasado no se recupera con un trabajo para hacer en casa o en la computadora.

Desde el inicio de la huelga, el 21 de abril, Gómez hizo el llamado a volver a clases. La medida, criticaba, afectaba el aprendizaje de los estudiantes del sistema público.

‘Siempre son los más pobres los que tienen que cargar las consecuencias de estas medidas de presión’, lamentaba.

Gómez no es la única que piensa así.

Reyes recuerda que las clases perdidas por una medida similar en 2013 no fueron satisfactorias.

‘El año pasado, el Meduca hizo énfasis en la recuperación del tiempo y no en los contenidos. Se nos obligó a ir los sábados, aunque no teníamos ningún estudiante. Eso afectó a los alumnos’, mencionó Reyes.

EL TIEMPO

Si se extienden las jornadas diarias dos horas más, las 140 horas perdidas en la huelga quedarán saldadas en 20 días hábiles, estima la docente Reyes. Quienes quieran saldar esta deuda antes pueden dictar clases los días sábados.