Temas Especiales

27 de May de 2020

Nacional

El misterio tras las muertes de dos jóvenes en El Pianista

Unas botas, un segmento de pelvis y una prueba de ADN positiva cambian repentinamente la brújula de una investigación

La confirmación de la muerte de las dos jóvenes holandesas desaparecidas en tierras chiricanas hace más de dos meses y ampliamente buscadas por tierra y aire, deja ahora la tarea de establecer cómo murieron.

No hay aún causa real conocida de la muerte de las turistas Lisanne Froon y Kris Kremers, respectivamente de 22 y 21 años de edad, cuyos restos óseos se encontraron a orillas de un complicado río que se bifurca y vierte tanto en el Atlántico como en el Pacífico. Que no se haya encontrado el esqueleto completo de ninguna de las dos abre el escenario a más de una hipótesis.

La orilla del río Culubre fue donde se encontró el macabro hallazgo: un segmento de pelvis (de Kremers) y algunos huesos dentro de una bota (de Froon).

El río está ubicado a unas cuatro horas y media del sitio donde las turistas fueron vistas por última vez, la entrada del sendero El Pianista, en Boquete.

La fauna salvaje propia de la zona figura como uno de los principales supuestos entre las posibles causas de la muerte de las turistas, según los expertos consultados por La Estrella de Panamá .

‘Los primeros kilómetros de ese sendero son seguros, pero cuando se llega al límite entre Chiriquí y Bocas del Toro, justo en la cima, comienzan los peligros’, explicó Oscar Peña, un experimentado guía turístico de Boquete.

La experiencia de Peña lo lleva a asegurar que en las zonas más adentro de El Pianista habitan felinos depredadores como pumas de montaña, jaguares y manigordos, que cree podrían haber sido los responsables del desmembramiento de Lisanne y Kris.

El biólogo panameño y especialista en felinos Rafael Samudio confirma la descripción de la fauna, de Peña, pero descarta la posibilidad de que hayan sido depredadores los responsables de esas muertes.

‘Los felinos que habitan en ese sector son solitarios, difícilmente pueden haber atacado a dos presas a la vez; además, los humanos no estamos dentro de su dieta’, indicó Samudio, que no descarta el ataque de otros animales.

‘Por la forma en que fueron encontrados sus restos, se podría pensar que fueron perros salvajes, aunque tampoco serían capaces de atacar a dos personas a la vez’, recalca el experto.

Tampoco considera, según su experiencia, que el ataque pueda atribuirse a un cocodrilo, porque en Panamá no hay registro de especímenes tan grandes, capaces de devorar a dos personas a la vez, puntualizó el biólogo.

Entre los posibles ‘asesinos’ naturales no se descarta la intervención de las diversas especies de serpientes venenosas que proliferan en el área y podrían haber mordido a Lisanne y a Kris convirtiéndolas en presa fácil para animales carroñeros, que, por otro lado, no parecen ser capaces de desmembrar las extremidades del cuerpo humano hasta el punto de separar a las jóvenes en piezas como las que ya se han encontrado.

‘Pudo haber sido o no un animal. En este punto todo parece posible’, corroboró Humberto Mas, director del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, sin descartar otros supuestos probables.

Reconoció que no había indicios, en los restos, de agresión por objetos cortopunzantes.

‘Hay que recordar que estuvieron casi dos meses desaparecidas y entran otros factores, como la desnutrición y deshidratación’, señala el médico.

Por el momento lo único real es que las autoridades panameñas no tienen respuestas claras para resolver este caso que ha despertado el interés internacional sobre el turístico pueblo de Boquete, adonde llegaron las jóvenes en busca de aventuras.

Ministerio Público debe seguir investigaciones

La fiscal Betzaida Pittí, responsable de la investigación, guarda hermetismo sobre el siguiente paso que asumirán las autoridades panameñas, luego de conocerse la muerte de las dos jóvenes holandesas desaparecidas en Boquete hace más de dos meses.

La Estrella de Panamá intentó ayer comunicarse con la funcionaria, pero fue imposible localizarla.

Los familiares de Kris Kremers y Lisanne Froon aceptaron ayer la muerte de ambas jóvenes.

Un comunicado difundido ayer a los medios de comunicación señala: ‘Hoy la familia de Kris Kremers ha tenido que enfrentarse a la dura noticia de que al parecer e igualmente que Lisanne, también Kris falleció durante su viaje a Panamá’, dice el comunicado, fechado en la ciudad holandesa de Amersfoort.

‘La segunda ronda de pruebas forenses en Panamá confirmaron el descubrimiento de ADN de Kris Kremers’ entre los restos humanos hallados recientemente, añade. ‘Es un capítulo muy oscuro en el que aún quedan muchas preguntas que ensombrecen el fatal desenlace de Kris y Lisanne. Sólo hay una forma de encontrar respuestas para esta familia: continuar la búsqueda’, cierra el comunicado de la familia.

La familia pide a los medios de comunicación respeto hacia todas las partes implicadas y cautela al publicar información para evitar el sufrimiento innecesario de la familia y amigos.