Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Nacional

En Aguadulce urge un mercado público

Se tiene que llegar a un acuerdo para que todos estén bajo un mismo techo, en un lugar accesible, señaló Salado

En Aguadulce urge un mercado público
Los vendedores de verduras colocan sus productos frente a los locales comerciales en Aguadulce.

La ciudad de Aguadulce carece de un mercado público donde alrededor de 30 vendedores de verduras, frutas, granos y vegetales que están dispersos en las cercanías, portales de los negocios o debajo de los árboles puedan vender sus productos agrícolas.

Para Neiva Guevara, una compradora, es necesario que Aguadulce tenga un mercado público para aglutinar a los vendedores que están dispersos por el comercio local y debajo de los árboles, sorteando el sol y la lluvia, desde hace más de 20 años. Es oportuno que se les ubique en un lugar céntrico, resaltó Guevara.

Augusto Salado, uno de los vendedores, mencionó que tiene más de 30 años vendiendo productos como maíz en capullo, yuca, ñame, otoe, guineo, piña, entre otros productos, bajo la sombra de los árboles y otros lo hacen en los pisos de los frontales de los negocios o estacionan sus vehículos a orillas de una calle, y hasta han construido algunas casetas.

Por todo esto, es necesario que se construya un mercado que sea más cómodo para evitar estar todos los días sacando y guardando las frutas y vegetales. También se podría vender otro tipo de productos como carne, pollo, pescado.

Se tiene que llegar a un acuerdo para que todos estén bajo un mismo techo, en un lugar accesible, señaló Salado.

José Gil, vicario parroquial de Aguadulce, opinó que ya es hora de que en Aguadulce tenga un mercado público, para que los que se dedican a esta actividad no tengan que ubicarse a orillas de las calles.

Julio Botello, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio de Panamá, expresó que este tema debe ser una de las prioridades de la nueva administración municipal, ya que Aguadulce tiene más de 20 años que no tiene un mercado público. Además, se desconoce si los puestos que se ubican a orillas de calle tienen los carnés de sanidad para la venta y manipulación de alimentos y se ubican frente a los locales comerciales, en perjuicio de los comerciantes que sí pagan sus impuestos.