Temas Especiales

20 de May de 2022

Nacional

Herbicidas o agua, ¿qué sigue después de la contaminación?

Entre marchas y pedidos de agua potable, los pobladores hablan de una situación que se veía venir desde hace años

Herbicidas o agua, ¿qué sigue después de la contaminación?
El presidente Juan Carlos Varela viajó a la región ayer. Se desconocen los niveles de contaminación del río.

El calor sofocante agrava la falta de agua. Una semana después de conocerse la contaminación del recurso, los azuerenses viven entre la molestia e impotencia.

El río La Villa, que atraviesa las provincias de Herrera y Los santos, contiene altos niveles de Atrazina, un herbicida utilizado para matar las malezas en los sembradíos de maíz, sorgo, caña de azúcar y piña. Utilizándose en la pre y post siembra.

Según un folleto de indicaciones de un producto genérico de Atrazina ‘el producto puede ser mortal si se ingiere o inhala. No tiene antídoto’.

La etiqueta advierte que el herbicida es ‘tóxico para peces y crustáceos. No contamine ríos, lagos con este producto’. Contradictoriamente, el mismo panfleto del producto dice que no se conocen síntomas de intoxicación en humanos.

En Panamá, un litro de Atrazina no cuesta más de 6 dólares con 25 centavos, y es de libre venta en todo el país. Italia, Alemania, Suecia, Austria, Francia, Finlandia, Dinamarca, Bélgica, Irlanda, Luxemburgo y Reino Unido prohibieron la venta. Estados Unidos y Australia ha restringido el uso de este producto.

La crisis explotó a raíz de la contaminación con vinaza del río La Villa, supuestamente por parte de la empresa Campos de Pesé S.A, que produce rones y etanol.

Aún se mantiene la declaración de emergencia que anunciara el presidente de la República, Juan Carlos Varela.

El profesor Milciades Pinzón piensa que el problema de los ríos data desde hace 20 años. Cerca de un millón de galones de aguas negras no tratadas son tiradas anualmente al río la Villa, solo de Los Santos. En Chitré vierten otros 3.5 millones de galones de aguas negras por año, sin contar los agroquímicos que llegan desde los sembradíos al río.

‘Esta situación causó la crisis, por eso exigimos desde el movimiento ‘Salvemos el río La Villa’ el cierre total de la empresa y la indemnización a toda la población de Azuero’, dijo el docente.

‘No los queremos aquí. ¿De qué nos sirven 1000 puestos de trabajo, si somos más de 100 mil los que no tenemos agua ahora?’, reclama la señora Enaida, de unos 60 años, mientras hace fila esperando que llegue un carro cisterna el parque Unión de Chitré.

La población pide que se prohiba el uso del herbicida. El apoyo de la autoridades son paliativos, los funcionarios todavía no comunican la solución del problema.

PESÉ Y SUS INGENIOS

La empresa Campos de pesé S.A., en el ojo de la tormenta por la crisis, tiene más 3 años en el país, no cuenta con más de 2 mil trabajadores en su planta.

En el distrito de Pesé, donde operan importantes empresas como: Varela Hermanos S.A., Alcoholes del Istmo S.A y Campos de Pesé S.A., residen 12, 471 mil habitantes, según el censo del 2010.

La pestilencia que se siente al acercarse a la fábrica revuelve el estómago. El olor ácido del aire dicen que es Atrazina. El color marrón/verde del agua señalan que es la vinaza. El ruido de las máquinas trabajando anuncia que la fábrica no paró su producción, y según los pocos que se atreven a hablar no hay trabajadores en los campos. Solo pueden dar declaraciones los voceros, en Panamá.

Según Luis Ramos, químico ambientalista, ‘existen estudios que demuestran que la Atrazina feminiza el género masculino en peces, vertebrados y moluscos; fue una de las razones por las que se prohibió en Suecia’.

‘No es cierto que los habitantes solo han tomado agua contaminada durante dos semanas. Ese químico está prohibido en otros países porque provoca daños hepáticos e interviene en el desarrollo del feto durante el embarazo, El daño repercute en la salud’, dijo Leopoldo Santamaría, médico.