28 de Feb de 2020

Nacional

Canciller impulsa reforma consular consciente de "resistencia"

Panamá ostenta el primer lugar en el mundo en abanderamiento de naves con 8.500 buques

Canciller impulsa reforma consular consciente de
Isabel Saint Malo.

La transparencia en el sistema consular panameño prevalecerá a partir de 2015 con la aprobación de una profunda reforma que aplicará el gobierno de Panamá, pese a que espera encontrar "resistencia", afirmó hoy una fuente oficial.

"Estoy segura que encontraré oposición, pero contamos con la voluntad política y el total compromiso del gobierno del presidente Juan Carlos Varela para hacer esta reforma profunda", afirmó la vicepresidenta y canciller panameña, Isabel De Saint Malo, ante miembros de la Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera en Panamá (ACOPEP).

Panamá ostenta el primer lugar en el mundo en abanderamiento de naves con 8.500 buques que reúnen el 23 % del tonelaje mundial que se transporta por mar. Explicó que una comisión, en la que participa la Cancillería y la Autoridad Marítima de Panamá, entre otras instituciones, prepara un proyecto de ley que reformará la función consular de abanderamiento para "mantener la competitividad y buscar transparencia en los ingresos".

"Esperamos presentar el proyecto de ley en noviembre próximo y que esté aprobado para iniciar su aplicación en 2015", dijo De Saint Malo.

Adelantó que en el proyecto de ley se fijarán los ingresos que por concepto de abanderamiento recibirá un cónsul, se establecerá una "cuenta única de ingresos" para que se depositen en un banco las tasas, se regulará la expedición de los carné de marinos y se asignará metas y objetivos según cada mercado. Los ingresos consulares "son del Estado y tienen que venir para poder cumplir las promesas del presidente Varela" porque actualmente hay "ingresos formales e informales, por decirlo de alguna manera", explicó la vicepresidenta.

"Sospechamos que los ingresos formales son una fracción de los informales", acotó. Puso como ejemplo que el consulado de Panamá en Tokio reporta "formalmente" ingresos anuales de 1,5 millones de dólares, mientras la necesidad de emolumentos de un funcionario de alto nivel en esa ciudad, según Naciones Unidas, debe ser de 300.000 dólares al año, por lo que la reforma pretende asegurar que todo excedente llegue al fisco panameño.

Actualmente un cónsul panameño de marina mercante no tiene fijada una remuneración por estos servicios, por lo que dispone de los recursos que recauda. Por otro lado, De Saint Malo expuso que la política exterior de Panamá volverá a ser la del país que promueve la convergencia y diálogo en la comunidad internacional, con una "voz definida" y que contará con un personal profesional idóneo.

La alta funcionaria, junto a su vicecanciller, Luis Miguel Hincapié, y la secretaria general de la Cancillería panameña, María Luisa Navarro, presentó las líneas generales de la política exterior de su país. De Saint Malo explicó que en estos momentos el gobierno de Panamá, que cumple un mes en funciones, está en proceso de nombramiento de sus respectivos embajadores y en espera del beneplácito respectivo, incluyendo el de Venezuela, que había roto vínculos en marzo pasado y anunció el restablecimiento de relaciones el día de la toma de posesión de Varela.

Venezuela rompió con Panamá al considerar como una injerencia en sus asuntos internos la iniciativa de la anterior administración de Ricardo Martinelli de convocar al Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para examinar la crisis venezolana. Hincapié señaló que él presidió la comisión que fue recibida en Caracas en mayo pasado para conversar sobre el restablecimiento de relaciones diplomáticas y también ver la recuperación de la deuda que empresas venezolanas tienen con la Zona Libre de Colón y Copa Airlines, por lo que anunció que volverá a viajar a Venezuela para continuar las gestiones, aunque no precisó fecha.