22 de Feb de 2020

Nacional

La metamorfosis de la cédula de identidad panameña

El documento ha sido modificado en ocho ocasiones para modernizarlo y para mejorar su seguridad.

La metamorfosis de la cédula de identidad panameña
El trámite para obtener la cédula panameña se realiza en pocos minutos y días después se puede retirar.

Han transcurrido casi 98 años desde que fuera promulgada, por primera vez, una ley que autorizaba la emisión de cédulas en Panamá.

La Ley del 22 de agosto de 1916 permitió que los ciudadanos panameños tuvieran un documento de identidad personal.

El objetivo inicial era garantizar la organización de las elecciones generales del año 1920, en las que resultó electo como presidente de la República el doctor Belisario Porras.

UNA CÉDULA MÁS SEGURA

No solo la modernidad empujó a que se efectuaran cambios en el documento, sino que las continuas falsificaciones del mismo lo hicieron una necesidad.

Comenzamos con una cédula llamada ‘el librito’, muy fácil de falsificar.

Para el periodo de elecciones, ‘los del partido oficialista tomaban la máquina que prensaba la fotografía y a cualquier persona le hacían, si querían, tal cantidad de cédulas’, recuerda Luis A. Bermúdez, director general de Cedulación del TE.

De acuerdo con Bermúdez, con la llegada de la cédula en blanco y negro hubo más seguridad.

Esta cédula presentaba, en su parte frontal, el escudo de armas de la República, en alto relieve.

‘Esta era una cédula muy buena, bastante segura y casi inalterable’, indicó.

‘Después pasamos a la cédula Polaroid’, continuó contando el funcionario. ‘En cualquier lugar tenían una cámara de esta y podían hacer falsificaciones de todo tipo. Por esa circunstancia eliminamos esa cédula’, explica.

El secretario general de Cedulación también contó que al pasar a la cédula digitalizada, la primera en su tipo que tuvo Panamá, se dieron cuenta de que utilizando presiones inmensas de calor, se le podía quitar la capa superior y alterar los datos de la persona, tales como el nombre y el número de la cédula.

EL FACTOR HAMPA

‘A todas las medidas implementadas para proteger las cédulas que hemos realizado, el hampa ha ido innovando sus mecanismos para falsificarlas y nosotros teníamos que contrarrestar eso’, aseguró Bermúdez.

Agregó que la cédula que se tiene en la actualidad es muy segura.

‘No hemos podido observar ninguna falsificación del nuevo modelo. De las anteriores sí, pero todas muy brutas. Era fácil identificar que se trataba de una cédula falsa. Incluso, en el caso de la cédula Polaroid, las falsificaciones eran bastante obvias’, apuntó.

Recientemente, el TE informó de sus planes para implementar una nueva cédula, que demás de ser un documento de identidad personal pueda ofrecer otros servicios.

En este sentido, Bermúdez considera que los elementos de seguridad se van mejorando en cada documento y que eso se verá, de llegar a aprobarse este proyecto.

ACTUALIDAD

‘Actualmente hay elementos que son muy buenos, pero en vista de que se debe hacer el cambio, aprovecharemos para incluirle otros adicionales que le van a añadir aún más seguridad’, señaló.

EVOLUCIÓN

Para los comicios de 1920, una hoja de papel común era la credencial. Ella contenía las generales del elector: su nombre, fecha de nacimiento, provincia de origen, distrito y corregimiento. El documento, además, llevaba la rúbrica del alcalde y la del ciudadano.

Tras 25 años de utilizar una hoja de papel como cédula, el 1 de julio de 1941, la Ley 83 dispone entonces, la expedición de la ‘cédula de librito’. Desde entonces , las modificaciones que ha sufrido el documento han sido más frecuentes.

Posteriormente, en 1957, establecen una nueva cédula, conocida como ‘ la cédula blanco y negro’, que se imprimía en una lámina plástica rígida.

Pasaron 16 años para que se cambiara el diseño existente por la cédula a colores, conocida como ‘Polaroid’.

En febrero de 1978, con la promulgación de la Ley 4, se ordena al Tribunal Electoral la responsabilidad de diseñar la cédula de identidad personal.

Pero la modificación no llegó hasta 1995, con la segunda cédula Polaroid.

Este modelo era muy parecido, pero tenía modificaciones significativas como la implementación de un holograma del escudo nacional, la huella dactilar y la ubicación del sitio de la bandera.

En la primera cédula Polaroid, la bandera aparece en el centro, mientras que en la segunda se coloca centrada, pero en la parte superior.

REVERSIÓN DEL CANAL

Cuatro años después, en 1999, con motivo de la reversión del Canal de Panamá a manos panameñas, se emite una nueva cédula con la imagen de la vía interoceánica de fondo.

Este formato permitía un dominio de información mediante el código de barras bidimensionales.

Otros cuatro años más tuvieron que pasar para que se modificara nuevamente, esta vez buscando mayores estándares de modernización y seguridad.

Finalmente, en 2010, se incorporan otras mejoras, para garantizar más la seguridad del documento y la durabilidad, al ser confeccionada de un material flexible para evitar que se quiebre o rompa con facilidad.