Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Nacional

Dietilenglicol: ocho años de un litigio que no halla salida

Hasta el momento la única respuesta de la Corte Suprema de Justicia ha sido el sobreseimiento temporal de los 16 imputados.

Dietilenglicol: ocho años de un litigio que no halla salida
Las manifestaciones de los sobrevivientes han sido parte de su lucha.

El número de víctimas por la ingesta involuntaria de guayacolato envenenado con dietilenglicol aún no ha sido contabilizado oficialmente por las autoridades panameñas —se estima que podrian rondar las 10 mil—. Lo cierto es que, tras casi una década, continúa impune.

Incesantes esfuerzos han hecho los sobrevivientes para que se haga justicia; sin embargo, la mítica dama ha cerrado sus ojos y, en su lugar, decidió dictar un sobreseimiento a los 16 imputados por el caso de envenenamiento masivo ocurrido en el año 2006.

El laberinto judicial de este caso se hace cada vez más denso y reacio a encontrar una salida a favor de los 2 mil sobrevivientes.

En agosto de este año, la Procuraduría General de la Nación presentó una apelación a la decisión de sobreseimiento emitida por la Corte en enero de 2012.

El recurso ha ingresado a la Sala Penal, pero hasta el momento no se ha recibido respuesta de los magistrados.

En el documento se ve claramente plasmada la posición de los magistrados Harry Díaz, Víctor Benavides y Alejandro Moncada Luna de no continuar con el proceso acusatorio de manera definitiva para, al menos, dos personas, y el provisional para, al menos, 14.

La decisión de los magistrados se sustenta en una supuesta falta de pruebas que les permita continuar con el proceso.

LOS DEFENDIDOS

Los representantes de la Corte defienden, por ejemplo, a Juan Jované —director de la CSS un mes antes de que ocurriera la tragedia—, asegurando que él no tiene ninguna responsabilidad en torno a los hechos, pues estos ocurrieron tras su salida del puesto.

A esta sustentación, el Ministerio Público alude a la burocracia propia de una compra pública y solicita que se le levante el beneficio a Jované.

Otra que también es defendida por los magistrados es Ascensión Criado Martín —representante legal de Rasfer International—, empresa encargada de vender la materia prima para la fabricación del medicamento envenenado.

‘La vinculación de la señora Criado Martín con los hechos investigados no se puede tener por probada’, dice el documento que luego anuncia su sobreseimiento en el caso.

Bajo este mismo formato, de alegar pocas pruebas o desvincular por jerarquía, los magistrados otorgaron el sobreseimiento a los 16 imputados.

LOS SOBREVIVIENTES

Mireya Cruz, residente en el distrito de San Miguelito, consumió en el año 2006 el medicamento luego de visitar a su médico de cabecera en la policlínica Manuel María Valdés por un cuadro de gripe.

Nunca se imaginó que lo recetado por el médico sería su pasaporte a varios males y sufrimientos.

‘Que nos pensionaran fue bueno, pero más que eso anhelo justicia para los que mueren y los que sobrevivimos’, expresó Cruz.