29 de Nov de 2022

Nacional

‘Se nombra embajadores a la carrera, no de carrera’

El 75% del personal del servicio exterior nombrado por el presidente Varela no es egresado de la Escuela de Relaciones Internacionales

Cincuenta estudiantes ingresaron, a inicios de este año 2014, a la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad de Panamá (UP), una cifra alta si se compara con la matrícula promedio de entre 20 a 30 alumnos en años anteriores.

De este medio centenar, cuando terminen la carrera, en cuatro años, se licenciarán alrededor de 15. Entre estos, no habrá ningún cónsul ni embajador. Así ha ocurrido durante los 31 años de experiencia docente de Irving Arosemena, director de la escuela.

Sucesivos gobiernos, entre los que se incluye el del presidente Juan Carlos Varela, no se han interesado en los egresados de la UP.

‘Para los puestos del servicio exterior se privilegia la politiquería, los amigos, los compadrazgos. Nuestro servicio exterior es un botín político. Esto afecta la imagen del país, que ha sido blanco de burlas por los errores cometidos por estos funcionarios’, menciona el docente.

Los licenciados en Relaciones Exteriores solo han podido aspirar, según indica Arosemena, a los concursos del Ministerio de Relaciones Exteriores. Mediante estas convocatorias se ofrecen entre cuatro y cinco plazas por año para ingresar a la carrera diplomática.

La posición de entrada a la carrera diplomática es la de tercer secretario, tras lo cual se escala a segundo y luego a primero. La posición más alta es ministro consejero.

La administración de Varela no ha hecho cambios profundos en este asunto, afirma Arosemena. ‘Vi que habían nombrado al hijo del ministro de Gobierno y al de la cacica Silvia Carrera. Esas contrataciones son netamente políticas porque ellos no han estudiado Relaciones Internacionales’, dijo.

Esto se repite a pesar de los acercamientos de los docentes de la UP a los altos funcionarios de Cancillería. Lo único que se ha concretado es la firma de convenios para que los estudiantes realicen prácticas profesionales en el ministerio y participen en la Cumbre de las Américas.

Para embajadores y cónsules, el periodo de nombramiento es un exilio dorado y para otros, es un periodo de hacer negocios, señala el docente.

Arosemena relata que los consulados donde se registran naves son los más apetecidos. ‘Estas oficinas son vistas como generadores de recursos para el Estado y para quienes ocupan el cargo de cónsules. En Miami, Hong Kong, Nueva York, se nombra a allegados al poder’.

LA LISTA

Entre los nombrados en el cuerpo exterior hay de todo. El

embajador en Vietnam, Servio Saúl Samudio, es especialista en informática. Otro ejemplo es el cónsul general de Houston, Juan Bautista Sosa, cuya orientación profesional es la administración de negocios.

La embajadora y cónsul de Honduras, Betzaida Guerrero Moreno, es abogada y especialista en asuntos electorales.

Alfredo Spiegel Aponte, embajador en Singapur, es docente en odontología y experto en radiología de dentaduras.

Tadia Edward de Whitaker, cónsul en Montreal,

se especializó en enseñanza en un centro de educación a distancia.

Gloria Young, exdiputada, fue nombrada embajadora y encargada de asuntos consulares en Austria. Young aspiró, sin ser considerada, a la dirección del Instituto de la Mujer.

Otros que ocupan cargos de embajadores son los exdirectivos de Corporación La Prensa Fernando Bergudio, en Italia, y María Mercedes Corró, en España.

Se contrató para el servicio exterior al exprocurador José Antonio Sossa, en Chile; al exdiputado Rubén Arosemena (que no fue favorecido en la aspiración a diputado), al empresario Nicolás González Revilla y a Bernardo Jiménez, hijo de la cacica Silvia Carrera, embajador en Bolivia.

EL PLAN

La Estrella de Panamá solicitó a Relaciones Públicas de la Cancillería una entrevista con Rolando Barrow, director de Carrera Diplomática.

La petición no se concretó, no obstante, en los meses de gobierno, la canciller Isabel de Saint Malo ha expresado su deseo de mejorar la calificación de la cara panameña en el extranjero.

‘Un personal con el perfil adecuado también será una propuesta dentro del proyecto de transparencia consular, así como también para las embajadas de Panamá alrededor del mundo’, declaró.

También ha prometido una rotación del personal del servicio exterior para dar mayores oportunidades al personal de carrera diplomática.