Temas Especiales

06 de Feb de 2023

Nacional

Los cigarrillos ilegales, los favoritos en Panamá

El bajo costo del producto ilegal y la accesibilidad en el mercado promueven el aumento del consumo.

En el corazón logístico de la comunidad de Albrook, en la ciudad capital de Panamá, se ubica dentro de una zona franca, una fábrica de cigarrillos de origen asiático. Esta compañía se llama Overseas United, Inc. Manufactura al menos tres marcas de ‘tagarnina' (cigarrillos) las cuales no tienen autorización para ser comercializadas en territorio fiscal panameño. Sin embargo, en los callejones de los barrios populares del distrito capital éstas son las preferidas entre los fumadores. Su bajo costo, libre de impuestos y accesibilidad ilimitada, han conquistado el mercado doméstico de Panamá a tal punto que se ha convertido en el mayor consumidor de cigarrillos ilegales de todo el continente.

Jaisalimer, Marshall y Silver Elephant son las tres marcas, que han acaparado el 75% del mercado fumador de Panamá, de acuerdo con un estudio elaborado por la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) este año.

‘Panamá tiene uno de los precios de cigarrillos más elevados de América Central. La ley antitabaquismo ha elevado los impuestos, esto hace que comprarlo sea más oneroso y que la gente prefiera el producto de contrabando', dijo José Gómez, director general de Aduanas.

Los cigarros de estas tres marcas son vendidos al detal por callejones y aceras. Su precio apenas alcanza los cinco centavos, mientras que la cajetilla cuesta entre $1 a $2, que, comparado con el precio promedio de las marcas registradas en Panamá, es el doble más barato.

Un estudio del Ministerio de Salud (Minsa) en el 2012 ya les había advertido a las autoridades aduaneras del problema que se avecinaba por el bajo costo en este producto ilegal. En ese entonces ya había comenzado a detectar lo que buscaban los consumidores.

La accesibilidad del producto fue otra de las conclusiones a las que llegó el Minsa.

El estudio reveló que según el 49% de los entrevistados, los cigarros de bajo costo pueden encontrarse con facilidad en las aceras de cualquier avenida. Otro 20% respondió que en las paradas de buses, punto ideal para su compra.

DEMOGRAFÍA COMPARTIDA

Datos cruzados entre los estudios del Minsa y la CCIAP han revelado que en Panamá el mercado de consumo de cigarrillo ilegal no escatima geografía, edad ni clase social.

La distribución geográfica de los consumidores, a diferencia de otros productos, es vertical. El 31% del mercado está en las áreas urbanas, el otro 31% en las rurales y el mercado más amplio está en las comunidades indígenas con un 33% de penetración.

‘Hay algo que nos preocupa y es el crecimiento del mercado de consumo. Estamos pensando en proponer adecuaciones a la ley antitabaco para evitar que esto siga aumentado', indicó Nélyda Gligo, presidenta de la Coalición Panameña Contra el Tabaquismo.

La encuesta hecha por el Minsa fue practicada a jóvenes y adultos desde los quince años. La de la CCIAP, por su parte, fue hecha solo con personas mayores de edad.

Ambas coincidieron en que quienes consumen cigarros ilegales fuman al menos dos más cada día que quienes fuman marcas autorizadas.

==========

‘Pensamos proponer modificaciones a la ley antitabaco',

NÉLYDA GLIGO

PRESIDENTA DE LA COALICIÓN ANTITABACO

==========

EXPORTACIÓN

Guatemala reclama más controles

  • La Cámara de Industrias de Guatemala le ha pedido a la Autoridad de Aduanas de Panamá que intensifique su protocolo de revisión, porque ‘se ha incrementado el contrabando de cigarrillo proveniente de Panamá', informó Javier Zepeda, director ejecutivo de esta organización de empresarios centroamericanos.
  • Según estudios independientes desarrollados en este país, el 92% de los cigarrillos ilegales que se distribuyen en Guatemala provienen de Panamá y coinciden las marcas, con las que se producen en la zona franca de Albrook.
  • Zepeda asegura que al menos 306 millones de cigarros panameños entran a su país cada año, lo que representa una evasión tributaria de $12,2 millones.