26 de Feb de 2020

Nacional

El impacto de los vertederos en la salud pública

En forma genérica, se puede decir que los vertederos son focos infecciosos y causantes de una gran cantidad de enfermedades

Los residuos sólidos urbanos provienen de las actividades que se desarrollan en el ámbito doméstico, comercial, industrial y de servicios. Estos están compuestos por residuos orgánicos, materiales reciclables como papel, cartón, madera e inorgánicos como, vidrio, plástico, metales, entre otros.

La acumulación de residuos sirve de refugio a diversos organismos, que encuentran en los mismos las condiciones propicias para alimentarse, crecer y reproducirse. Es decir, favorece la existencia de vectores y su propagación. Asimismo, la mala disposición de grandes cantidades de residuos, origina la contaminación de suelos, aire, cuerpos de agua y los organismos que los constituyen. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de tres millones de menores de cinco años mueren en el mundo por afecciones relacionadas al medio ambiente.

En forma genérica, se puede decir que los vertederos son focos infecciosos y causantes de una gran cantidad de enfermedades.

La falta de una política uniforme y clara para el sector salud, que incluya los residuos sólidos peligrosos y no peligrosos, que sea del conocimiento y aplicación en todos los niveles de la estructura de salud y organizaciones que trabajan relacionados con los residuos sólidos, como parte de una estrategia nacional, se refleja en el aislamiento del sector de los objetivos y procesos de los programas de salud pública a nivel nacional.

En los últimos 10 años, la provincia de Panamá ha tenido un aumento significativo de población, que se debe en gran parte a la migración interna desde las provincias centrales hacia la ciudad en busca de mejores formas de vida. Por otro lado, las ciudades crecen en forma descontrolada sin una planificación urbanística apropiada y sin la provisión de servicios básicos necesarios, creándose problemas de salud pública. Las áreas de mayor impacto son las ciudades de La Chorrera y Arraiján.

Es fundamental una formación ambiental orientada al puesto de trabajo que se desarrolla, que permita a las personas adaptarse a las exigencias actuales. Todo profesional, independientemente de su sector o actividad, debe adoptar una serie de buenas prácticas ambientales que favorezcan la sostenibilidad y la minimización de los residuos que se generan.

La Facultad de Biociencias y Salud Publica de la Universidad Especializada de las Américas, juega un papel fundamental en este proceso de transformación del conocimiento y de cambio social. La formación ambiental requiere un espacio de autonomía académica y libertad de pensamiento, tiempo de maduración de ideas, elaboración de nuevas teorías, procesos de sistematización, y experimentación de nuevos métodos para investigación y de formación; éstos no son substituibles por la capacitación técnica de corta duración, por la valoración mercantilista del saber en las empresas.

Las transformaciones del conocimiento que inducen el saber ambiental, van más allá de la incorporación de componentes y contenidos ecológicos para adaptar las carreras tradicionales a las exigencias del desarrollo sustentable y sostenible. El saber ambiental no es un nuevo sector del conocimiento o una nueva disciplina, sino una problematización de todas las disciplinas y todos los niveles del sistema educativo.

Más y mejor educación puede contribuir a lograr un país más sano y alcanzar los objetivos del Desarrollo Sostenible, con lo cuales se encuentra comprometida nuestra sociedad.

DOCENTES DE LA FACULTAD DE BIOCIENCIAS Y SALUD PÚBLICA DE LA UDELAS