Temas Especiales

05 de Jun de 2020

Nacional

Gerardo Maloney: ‘la diversidad es una enorme riqueza'

El sociólogo  señala que las manifestaciones antimigratorias de hoy se podían prever y algo similar se dio al terminar la construcción del Canal, en 1915

Desde que comenzaron los trabajos de ampliación del Canal de Panamá, el sociólogo Gerardo Maloney y un grupo de colegas vislumbraban la posibilidad de que, al concluir la obra y cesar el boom generado por la construcción, el país volvería a vivir un movimiento antimigratorio similar al que ocurrió al finalizar la obra del Canal original, en el siglo XX.

‘HAY QUE CONSTRUIR UN NUEVO ORDEN GLOBAL, COMBATIR LOS ELEMENTOS QUE PERTURBAN LA IGUALDAD, QUE FOMENTAN EL RACISMO. ASPIREMOS A UN MUNDO MÁS DEMOCRÁTICO, MÁS PARTICIPATIVO Y MÁS HUMANO'.

Si hace cien años los constructores estadounidenses llegaron a contratar a unos cien mil trabajadores extranjeros, entre los años 2009 y 2015 en el país se realizaron once ediciones de la feria Crisol de Razas, en las que se legalizó la estadía de unos setenta mil extranjeros.

Mientras la economía del país tuvo un crecimiento extraordinario, coincidiendo con las grandes obras - ampliación del Canal, construcción del Metro, ampliación de vías- no hubo protestas. Sin embargo, tal como previeron Maloney y sus colegas, la ralentización del crecimiento económico de los últimos años ha dado paso a los reclamos de los ciudadanos.

‘Si en 1920 las protestas iban dirigidas contra los afroantillanos, chinos e hindúes, ahora van dirigidas contra ciudadanos de países vecinos, como Venezuela y Colombia, que constituyen la última ola migratoria', dice Maloney, sociólogo especializado en políticas públicas y problemas del desarrollo, catedrático de la Universidad de Panamá y autor laureado.

¿CÓMO SE DIERON LAS PROTESTAS ANTIMIGRATORIAS TRAS LA INAUGURACIÓN DEL CANAL, EN 1914?

El movimiento comenzó en la década del 20, coincidiendo con un periodo de enfriamiento de la economía. En 1925, se pasó una severa legislación antimigratoria; en la década del 30, surgió el movimiento ‘Panamá para los Panameños', que pedía la repatriación de unos quince mil antillanos. Las protestas y rechazo a los migrantes culminaron en la Constitución de 1941, que denominaba como razas de inmigración prohibida a los chinos, los negros y los hindostanes. En ese momento, además de las dificultades económicas, los panameños buscaban afianzar su identidad como nación. El ideal del hombre y mujer panameños se concibió en base al hombre y mujer interiorano, no contaminado por la migración de la urbe.

¿QUÉ DIFERENCIAS HAY ENTRE AHORA Y ENTONCES?

Ahora el rechazo de los inmigrantes no tiene tintes raciales, pero los rasgos xenófobos están allí. Cuando escuchas en la radio las opiniones que se vierten en los programas de radio sobre este tema, te das cuenta de que hay un sentimiento real contra la presencia extranjera y creo que va a aumentar.

Es una situación que me hace recordar la situación en que vivían mis padres, y que yo escuchaba cuando era niño. Ellos habían llegado de las Antillas para la construcción del Canal y al finalizar la obra, decidieron quedarse aquí, pero se vieron confrontados con esta presión.

GERARDO MALONEY

Sociólogo, catedrático universitario y directivo de Flacso

Nacimiento: 20 de octubre de 1945

Resumen de su carrera: Licenciado en Sociología por la Universidad Autónoma de México (1969); maestría en Sociología con especialidad en Políticas Públicas y Problemas del Desarrollo. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales; FLACSO, Quito, Ecuador (1983). Profesor titular de Sociología, Facultad de Humanidades, Universidad de Panamá; profesor de Sociología en la Universidad Santa María La Antigua (1974 a 1984); profesor de Sociología de la Universidad de Monterrey, México (1972-1973); director a.i. de la Escuela de Sociología de la USMA (1974-1975).

¿AHORA SE TRATA DE UN MALESTAR PRODUCIDO POR EL CHOQUE CULTURAL O POR MOTIVOS ECONÓMICOS?

Contra los afroantillanos en la década del 30 y 40 se decía que eran lascivos, que sus barrios estaban contaminados por los ruidos; a los chinos se les acusaba de apoderarse del comercio. Frente a la población venezolana, creo que los panameños sienten que estos tienen un sentido de superioridad... eso es producto del roce diario y de algunas expresiones desafortunadas vertidas por venezolanos. En el fondo, se trata, mayormente, de un tema económico, de los panameños verse desplazados en los puestos de trabajo.

¿PIENSA USTED QUE EL TRIUNFO DE DONALD TRUMP EN ESTADOS UNIDOS PODRÍA INFLUENCIAR A LOS PANAMEÑOS CONTRA LA INMIGRACIÓN Y CONTRA LOS QUE TIENEN CARACTERÍSTICAS RACIALES DIFERENTES?

Claro que sí. Estamos en una sociedad conectada y es indudable que la influencia del fenómeno Trump se hará sentir en Panamá y en todas partes del mundo.

¿CREE USTED QUE TRUMP PUEDA ECHAR PARA ATRÁS LA CONSOLIDACIÓN DE LAS SOCIEDADES ABIERTAS Y RACIALMENTE INTEGRADAS?

Sería muy difícil. Allí está la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia (Durban, 2007), en la que todos los Estados países reconocieron que no era posible que continuara la discriminación y que el mundo debía asumir un compromiso para combatirlo. Creo que si hay intentos de revertir los logros o avances, en materia de integración y de aceptación de la igualdad se generaría una situación de mucho conflicto. Los niveles de conciencia entre los grupos afrodescendientes y toda la comunidad, especialmente las nuevas generaciones, que durante las elecciones estadounidenses abanicaron al candidato Sanders, y rechazaron masivamente a Trump en las urnas, demuestra que la sociedad estadounidense no lo aceptaría fácilmente.

¿ES LA DIVERSIDAD, TANTO EN EL CASO PANAMEÑO COMO EL NORTEAMERICANO, UNA VENTAJA, O ES GENERADORA DE ROCES Y CONFLICTO?

Las diversidad, más que un problema, es una ventaja competitiva que tiene el país. En la medida que se dispone de gente con diferentes visiones, diferente estructura de valores, se produce un ser mucho más rico.

Panamá es una síntesis muy especial. No nos damos cuenta de la riqueza étnica que tenemos, y cómo se manifiesta en producciones como la música, en la que el país ha generado grandes talentos. La discriminación y el racismo son producto de una visión y una condición humana muy limitada.

Los avances en materia de integración y aceptación de la diversidad, difundidos por los medios de comunicación, han permitido que los panameños y los ciudadanos de otras partes del mundo puedan entender que el valor está en las personas. Personas de la etnia negra, por ejemplo, como Michael Jackson, como Aretha Franklin, se han convertido en íconos mundiales, que logran compenetrar el mundo entero y que permiten hacer ver que la humanidad no puede darse el lujo de no aprovechar la gran riqueza que tiene en la gente de todas las etnias.

¿COMO SACARLE POTENCIAL A LA DIVERSIDAD? ¿CÓMO FORTALECER EL TEJIDO SOCIAL?

La interculturalidad es  la manera en que las sociedades contemporáneas empiezan a mirar el mundo desde la lógica de su diversidad.

Los jóvenes, los niños, los adultos, los hombres, las mujeres, cada uno asume el mundo de una manera distinta. Los indígenas tienen una cosmovisión propia de su cultura. Los migrantes conciben el mundo desde su perspectiva propia. ¿Cómo hacemos para impulsar la comunicación sana y productiva entre etnias, entre géneros, entre culturas? Ese es uno de los retos de la humanidad.

En la medida en que el hombre, a nivel personal, entienda y le dé un peso importante a la visión de la mujer, del indígena, del afro; en la medida que sea capaz de entender y articular las diferencias, puede ser capaz de construir una ciudadanía más armónica y equilibradas. El hecho es que seguimos mirando la realidad desde nuestra propia perspectiva, sin respetar la de otros... son los prejuicios heredados que tanto daño hacen.

‘HAY QUE CONSTRUIR UN NUEVO ORDEN GLOBAL, COMBATIR LOS ELEMENTOS QUE PERTURBAN LA IGUALDAD, QUE FOMENTAN EL RACISMO. ASPIREMOS A UN MUNDO MÁS DEMOCRÁTICO, MÁS PARTICIPATIVO Y MÁS HUMANO'.