Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Nacional

Sistema carcelario panameño empieza a renovarse en 2017

Uno de los principales problemas de los que afectan la situación de los presos del sistema carcelario del país es la falta de agilidad de la justicia

Sistema carcelario panameño empieza a renovarse en 2017
María Luisa Romero, ministra encargada de Gobierno y Justicia espera mejorar el sistema carcelario del país.

Infraestructuras inadecuadas, hacinamiento, nulas condiciones higiénicas, ausencia de ventilación y luz natural, proliferación de enfermedades infecto contagiosas...este es el desolador panorama que impera en las cárceles panameñas y que ha sido durante años objeto de denuncias. A elas se añaden problemas relacionados con la seguridad de los presos, la gestión de expedientes judiciales, el tratamiento y programas de efectiva resocialización para los presos, según reconocen las autoridades.

La ministra encargada de Gobierno y Justicia, María Luisa Romero, espera que la situación empiece a mejorar a partir de 2017, una vez se empiecen a implementar las recomendaciones que elabora el consultor chileno experto en sistemas penitenciarios Luis Vergara, contratado por esta entidad.

‘Lo que queremos es ofrecer un trato justo y una efectiva resocialización' a los reos, señaló la ministra encargada, quien se reunió recientemente con Vergara para discutir los avances del proyecto, según informó un comunicado del Ministerio de Gobierno.

‘Queremos transformar la Dirección General de Sistema Penitenciario (DGSP) en una institución con una estructura moderna, una gestión eficiente y eficaz que facilite su buen funcionamiento', apunta Romero en el comunicado.

Uno de los principales problemas de los que afectan la situación de los presos del sistema carcelario del país es la falta de agilidad de la justicia.

Datos proporcionados por la organización Prison Studies, un 62.6% de los reclusos panameños no ha sido condenado y está todavía en régimen de detención preventiva .

Se trata del peor índice de detenidos sin condena de América Central y el 27 peor de 216 países analizados por esta organización.

El consultor chileno al que se le ha encargado la recomendaciones entregará su informe al Ministerio de Gobierno en febrero de 2017.