La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Nacional

Neurocientífica colombiana brinda conferencia este martes

Acevedo destacó la importancia de controlar el uso de la tecnología digital en nuestros hijos para evitar que pierdan su autoestima

El público capitalino podrá recibir mucha información sobre una nueva especialidad científica que está llamada a incidir en el rescate de la humanidad del futuro, sin exagerar lo dicho.

Se trata de la neurociencia cognitiva, cuyos aportes, cada vez más actualizados, permiten conocer más fondo cómo evoluciona la conducta del ser humano y qué la motiva.
La psicóloga  colombiana Annie de Acevedo, quien cuenta con 40 años de trabajo en temas como son crianza y familia, ofrecerá a los padres y docentes panameños la conferencia  "Buena crianza y óptimo aprendizaje: la fórmula ganadora para sus hijos", el martes, 6 de junio, de 6:00 p.m. a 8:00 p.m., en el hotel Las Americas Golden Tower, frente al Centro Médico Paitilla, en Marbella, Bella Vista.

Entre sus numerosos méritos figura la creación de la Fundación Oportunidad, en su país natal, la cual atiende a niños y familias de bajos recursos para ayudarlos con sus dificultades emocionales y/o de aprendizaje.

Su objetivo al visitar la ciudad de Panamá es conversar con padres, docentes y orientadores sobre aquellos valores que requieren los niños y jóvenes de hoy para triunfar en la vida. Entre esos conceptos están lo que denomina las "Seis C" del siglo XX1: Compromiso; Colaboración; Cooperación; Comunicación; Creatividad y Pensamiento Crítico.

Los nuevos hijos
 Para los padres, dijo, es importante que sepan qué ideales tienen los niños de hoy, que no son los mismos que tenían los niños del siglo pasado; de donde surge al no comprender a sus hijos, por no manejar la tecnología que sí dominan ellos; la búsqueda de vencer la inseguridad ante los hijos y no sentirse intimidados.

Acevedo señaló que la actual generación es víctima de una desorganización al carecer de disciplina y rechazar las reglas. Frente a ello, los padres de familia y docentes se sienten desorientados. Además, sostiene que la generación de este milenio es demasiado autocentrada, todo lo quiere fácil y rápido, y en ello un catalizador es la tecnología: la computadora, el celular, el internet, las redes sociales.

Sin embargo, advierte, la gente tiene que luchar por ganarse las cosas, con tenacidad. En ese sentido, puntualiza que la tecnología, que para unas cosas es positiva, en la formación del niño y el joven es perjudicial si cae en el abuso, pues el aprendizaje sin memoria se lentifica, y camina hacia la extinción.

Tecnología, espada de dos filos
En ese sentido, insistió en que la tecnología afecta el aprendizaje y la memoria, esa herramienta que puede ser motora, auditiva, visual y que muy pocos la activan, pues todo lo reproducen de la computadora, del celular.

Los expertos e investigadores, detalló, han constatado que el abuso de la tecnología constituye un error. Por ejemplo, se ha comprobado lo perjudicial que resulta para los jóvenes el abuso del Instagram, al afectar su autoestima.  "No puede ser que estén sujetos a lo que diga el Instagram, no se puede vivir una vida virtual, porque ello se apodera de nuestras vidas", precisó Acevedo.

Formar una nueva generación
Nuestra conferencista recordó que en el último curso de Neurociencia, al que asistió en Washington, no se habló de adiestramiento para formar mejores alumnos y lograr mejores calificaciones. Sino de cómo lograr mejores personas, más humanas. Se abordó la empatía, la solidaridad, la bondad y generosidad, ante un mundo cada vez más difícil, más violento y arrogante, menos tolerante. Un mundo antisocial, dijo.

En esta charla con padres y maestros, Acevedo se propone tratar del necesario rescate de los valores procesales del ser humano. Los aportes de la neurociencia, de cómo está formado el cerebro del niño y enseñar a los hijos a enfrentar la nueva sociedad.

Ficha técnica
Annie de Acevedo es psicóloga por la Universidad de Los Andes, con una maestría en Psicología por la Universidad de Alabama y un postgrado en Neuropsicología por la Universidad de Miami. También se ha especializado en  Neurolingüistica y Psicología educativa.
Durante 35 años fue coordinadora del "Learning Center del Colegio Nueva Granada de Bogotá, siendo reconocida por el gobierno colombiano, en el campo educativo.

Mereció la medalla Simón Bolívar por sus 36 años de constante trabajo con niños afectados por dificultades emocionales y de aprendizaje, a través de un "learning center", un experimento único en el mundo y un programa de inclusión para niños.
Es autora de siete libros sobre psicología infantil publicados por la editora Random House, de la multinacional Berterlsmann.