Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Nacional

Audiencia define hoy el futuro de Ricardo Martinelli

El abogado de Ricardo Martinelli presentó una serie de cartas en apoyo a su cliente, mientras que la Fiscalía expuso documentos que resumen el caso y rebaten los argumentos de la defensa contra la extradición

Audiencia define hoy el futuro de Ricardo Martinelli
Fachada del edificio de la Corte del Distrito Sur de la Florida, por coincidencia lleva el mismo número de los almacenes de Martinelli, 99,

Ricardo Martinelli acudirá hoy frente al juez Edwin Torres de la Corte del Distrito Sur de La Florida para definir si la evidencia criminal que presentó Panamá en su contra se circunscribe a los tratados de extradición firmados entre Panamá y Estados Unidos en 1904.

Martinelli es requerido en Panamá por cuatro cargos, interceptación ilegal de las comunicaciones sin autorización judicial, persecución y seguimiento sin la debida autorización judicial, y malversación de fondos en dos de sus formas.

El acto no será un juicio contra el expresidente, sino la presentación de los argumentos de las partes. La Fiscalía, representada por Adam Fels, y la defensa, compuesta por un nutrido grup o de abogados, que tratarán de convencer al juez sobre sus planteamientos, y si lo consideran prudente, llamar al estrado a sus testigos.

Martinelli ha sufrido varios reveses: la Corte no acogió el desistimiento del caso que presentó la defensa, tampoco le han resultado las jugosas ofertas o paquetes millonarios de fianza para lograr su excarcelación.

Detenido en la prisión federal del Sur de Miami (Florida), desde el 12 de junio, las alternativas de la defensa se reducen cada vez más para evitar su extradición, que de ser aprobada por la Corte del Distrito Sur, será responsabilidad del Departamento de Estado, al igual que el tiempo que pasará en prisión Martinelli mientras se cumple el proceso.

El último recurso -un habeas corpus ante el Tribunal Supremo- presentado por dos letrados penalistas de renombrada reputación, David O. Markus y Ricardo Bascuas, fue negado por el juez Clarence Thomas, uno de los magistrados más conservadores del tribunal de la Corte Suprema de EE.UU..

Con este panorama, los escenarios de sus abogados se reducen a probar en la audiencia que su cliente es verdaderamente un perseguido político, como lo ha querido parecer desde que solicitó asilo al gobierno norteamericano en julio de 2015, y que la nutrida sustentación presentada por el fiscal Adam Fels no cumple con los requisitos o no es lo suficientemente sólida, para considerar la extradición.

CARTAS A FAVOR

La defensa presentó el lunes cinco breves cartas de ciudadanos de distintas nacionalidades en las que avalan ‘la honradez, bondad y filantropía' de Martinelli, con la intención de convencer al juez sobre los principios morales de su cliente. Una de ellas es del reverendo Martin Añorga, que admite no conocer personalmente a Martinelli, pero expresa su solidaridad ‘como cubano agradecido' con todos los que se solidarizan con la lucha por la libertad de su patria.

La más reciente misiva es la del alcalde de la ciudad de Miami, Tomás Regalado, quien aboga, tal vez ya de forma infructuosa, para que se le conceda una fianza a Martinelli, ‘quien se encuentra delicado de salud y requiere esperar la decisión de la Corte en casa, acompañado de su familia', escribió Tomás Regalado.

El catedrático Jaime Thorton, por ejemplo, declaró que Martinelli ha impactado positivamente en la vida de niños y profesores, recalca el amor por la educación que ha demostrado Martinelli y su respaldo a la Legión de Honor Sigma Nu, desprendiéndose de más de $150,000 anuales para becas para los niños.

Otra carta es la de Segundo Antonio Salazar, ciudadano venezolano, publicista, escritor, residente en Miami, quien declara conocer al expresidente ‘de vista' desde que era candidato a la presidencia y luego como exitoso presidente de Panamá. ‘Es un hombre trabajador, honesto, que honró su posición y atento a las necesidades de las comunidades que se preocupó por la salud y educación de los panameños y dio su apoyo a estudiantes y atletas', asegura.

La quinta carta es de Iván Feris, colombiano residente en Florida desde hace dieciséis años, que ha conocido a Martinelli durante treinta años y, como amigo, es su ‘obligación moral' expresar su apoyo a Martinelli en estos tiempos difíciles. ‘Es un hombre de principios, integridad y devoto a ayudar a otros. He sido testigo, en numerosas ocasiones de ver cómo Martinelli ayuda a otros y se involucra en el bienestar de la comunidad'. apunta.

¿QUÉ VALORA LA CORTE?

La Corte debe determinar si certifica al Departamento de Estado que la evidencia sometida por Panamá es suficiente para sostener los cuatro cargos contra Martinelli. Una vez se complete la documentación, la Corte deberá falla en cuanto a la admisibilidad. Deberá pronunciarse en cada uno de los elementos sobre los cargos por los que se le solicita la extradición. Una vez efectuado este paso, deberá presentarlo al Departamento de Estado con una copia de los testimonios que se presenten en la Corte, si es que hay alguno, y estará a cargo de la custodio de Martinelli mientras se determina su extradición o se deniega.

La Fiscalía considera que las evidencias presentadas por Panamá son sólidas y se ajustan a los requerimientos de la extradición. Ninguno de los recursos presentados por la defensa desvirtúa la legalidad en que se enmarcan las pruebas de la fiscalía dentro del tratado bilateral. Por tanto, esta Corte debe certificar al Departamento de Estado que Martinelli es extraditable a Panamá y presentarse ante los tribunales por los cuatro cargos que se le acusa.

EVIDENCIA EXTEMPORÁNEA

La defensa de Martinelli argumentó que la declaración jurada de Ismael Pittí, exfuncionario del Consejo de Seguridad Nacional, se introdujo en el expediente a destiempo. En reciente conferencia de prensa, los abogados de Martinelli advirtieron que demandarían a la asistente legal de la oficina de Inteligencia del Departamento de Estado, Susan Benda, que declaró bajo juramento que los documentos incluidos en la evidencia contaban con la certificación correcta, pero hasta el momento no se ha conocido que hayan presentado demanda alguna contra la funcionaria norteamericana.

En este sentido, la Fiscalía rebate a la defensa al decir que la documentación contó con las certificaciones requeridas en materia consular, y se revisten de las declaraciones de Benda, quien certificó el procedimiento de acuerdo a las leyes norteamericanas.

‘TIRÓN DE OREJAS'

La Fiscalía parece dar un regaño a la defensa de Martinelli por la forma en que están manejando las evidencias en el caso. Así expresa que la oportunidad que tiene la defensa de rebatir la evidencia en su contra es muy reducida.

Debe centrarse, dice la Fiscalía, en explicar los elementos que pesan sobre él, no es un juicio penal por su inocencia -especifica-, sino una audiencia en la que se determinará si las acusaciones presentadas son válidas para que acuda ante un tribunal. La explicación de la evidencia y la prohibición de presentar evidencia contradictoria no es para que el juez lo valore, sino para que determine si son evidencias suficientes para sustentar la acusación contra Martinelli, indica.

Por tanto, afirma la Fiscalía, los testimonios que intentan desvirtuar las pruebas en contra de Martinelli no destruyen la probabilidad de que sea culpable.

De igual forma sucede con los argumentos que intentan desvirtuar la credibilidad del país que pide la extradición: Panamá.

La defensa también esgrime la eterna discusión sobre qué debió ser primero, si la acusación o la imputación. Los abogados de Martinelli argumentan que la evidencia en la que se detalla la declaración de Ismael Pittí no es válida porque está fechada en enero 23 del corriente, y Pittí no estaba anunciado formalmente como testigo en este caso.

Al respecto, explica la Fiscalía, que el Gobierno de Panamá ha explicado que estos argumentos no tienen méritos.

No es viable que Martinelli presente una demanda de inmunidad, ya sea por su condición de expresidente o como diputado del Parlamento Centroamericano, para evitar ser perseguido por los cuatro delitos; es infundado e inviable en este proceso de extradición, recalca la Fiscalía.

DELITOS EXTRADITABLES

Martinelli dice que Trump también espía

La Fiscalía estadounidense, representada por Adam Fels, expuso las explicaciones que requiere cada uno de los cuatro delitos por los que se acusa al expresidente Ricardo Martinelli, y que están incluidos en el Tratado de extradición firmado entre Estados Unidos y Panamá.

Entre otras, resaltan las intervenciones telefónicas ilegales. En este sentido, explica que la Convención de Budapest tipifica el acceso ilegal y las interceptaciones ilegales. En la jurisdicción panameña estas ocurren cuando no cuentan con la aprobación de una autoridad judicial, así como los seguimientos y vigilancia sin la debida autorización. Son delitos que contemplan pena de dos a cuatro años de cárcel.

La doble criminalidad no se justifica, al Martinelli alegar que el presidente Donald Trump incurre en las mismas conductas que hoy le endilgan, indica la Fiscalía. Martinelli dijo que Trump también espía sin autorización judicial para obtener información de inteligencia para propósitos de seguridad nacional, pero aún si esto es cierto —riposta la Fiscalía—, no es la conducta en la que Martinelli incurrió en Panamá.

La Fiscalía sustenta que los cargos contra Martinelli son extraditables. Incluso, en caso de que hubiera duda sobre si estos delitos están contemplados bajo el tratado —que no es así— no debe interpretarse de esa manera, porque el tratado explica que se evitará la interpretación estrecha y restringida. Los cargos sobre peculado también son extraditables cuando superan los $200, según contempla el acuerdo bilateral.

‘Martinelli no dice lo correcto cuando defiende que los cargos de peculado no los cubre el tratado porque éste no requiere de la prueba de malversación de fondos', indica la Fiscalía. Además, las acusaciones de Panamá si presentan la malversación de fondos, no significa que solo se refiere al dinero en sí, sino otros artículos o bienes de uso oficial.