La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Nacional

Recuperar los espacios deportivos, una necesidad imperiosa

Desde 1970 no se han hecho fuertes inversiones en instalaciones deportivas, salvo el estadio ‘Rod Carew'. A pesar de las carencias, el gobierno insiste a la población que hay que realizar actividad física

Los últimos gobiernos, sin excepción, han permitido la construcción desordenada de edificios en la ciudad a los que se han sumado megaobras estatales como carreteras, puentes y otras de infraestructura, lo cual ha ocasionado la disminución de áreas verdes, parques y lugares para la práctica de deportes, tanto al aire libre como en espacios cerrados.

A pesar de que son las mismos autoridades del sector salud del gobierno las que llaman a la población a practicar deportes y hacer ejercicio físico para prevenir enfermedades, la mayoría de las instalaciones deportivas se encuentran en estado ruinoso.

INSTALACIONES DEPORTIVAS

Desde 1970, no se han construido nuevas estructuras deportivas

Las instalaciones de Juan Díaz se construyeron en 1970, para los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Después de esa fecha, solo se ha construido el estadio ‘Rod Carew'.

En la actualidad, lugares icónicos del deporte, como el estadio ‘Juan Demóstenes Arosemena', la piscina ‘Adán Gordón' y el gimnasio Pedro ‘El Rockero' Alcázar de Curundú están en rehabilitación.

En medio de esto, el país atraviesa una situación ‘alarmante', según el ministro de Salud, Miguel Mayo, quien insiste en que el estilo de vida sedentario es un factor determinante en el aumento de enfermedades como la diabetes, males del corazón, los riñones e hipertensión. Mayo pide a los panameños hacer a un lado ‘el sedentarismo' y practicar actividades físicas.

La Cinta Costera, que se constituye en área mixta entre cemento, el verdor de la grama y los árboles jóvenes, se ha convertido en un espacio de moda donde los días de semana y los domingos, panameños y extranjeros aprovechan para ejercitarse al aire libre. De esta forma, la Cinta Costera ha destronado al Parque Omar, el ‘pulmón de la ciudad' que hasta hace unos años era el área preferida para los deportes al aire libre.

MORA CON EL DEPORTE

‘Lamentablemente en Panamá desde 1970, cuando se construyó lo que hoy es la Ciudad Deportiva Irving Saldino, no se hace una inversión significativa para el deporte', señala el editor de la sección de deportes de La Estrella de Panamá , Julio Alfaro.

Según el periodista, las décadas de abandono han llevado a las infraestructuras deportivas al más bajo y deprimente nivel, lo que a su vez es un factor determinante para que el país no logre brillar en las competencias cuando se mide con países de la región en distintas disciplinas deportivas.

Lo que se ha hecho en los últimos años es remozar algunas instalaciones deportivas existentes, como los estadios de béisbol (‘Enrique ‘Kenny' Serracín', ‘Rico Cedeño', ‘Omar Torrijos Herrera' y otros). Lo mismo se hizo en su momento con la Arena ‘Roberto Durán', el ‘Rommel Fernández' y la piscina ‘Eileen Coparropa'. Salvo el ‘Rod Carew', no se han construido nuevas instalaciones deportivas de gran tamaño en el país.

COLOSO DE CABO VERDE

Una de las instalaciones abandonadas es el estadio ‘Juan Demóstenes Arosemena', el llamado ‘coloso de Cabo Verde', estadio de béisbol en el que se jugaron importantes partidos nacionales e internacionales y en el cual nacieron beisbolistas locales que luego fueron acogidos por la carpa grande, las Grandes Ligas de los Estados Unidos.

El estadio ‘Juan Demóstenes Arosemena' fue construido en 1938, a un costo de $300,658.

Como recordó Alfaro, lo que originalmente se conoció con el nombre de Jardín Olímpico y fue el escenario de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1970, también albergó los Juegos Bolivarianos de 1973. La infraestructura incluía el Gimnasio Nuevo Panamá (hoy Arena ‘Roberto Durán'), el Estadio Revolución (hoy ‘Rommel Fernández'), la piscina olímpica (hoy ‘Eileen Coparropa'). Tras una inversión millonaria, en 2010 el mismo escenario albergó los IX Juegos Centroamericanos y del Caribe.

CONTRADICCIONES

Siendo la Cinta Costera, con todos sus tramos, y el Parque Recreativo Omar las principales áreas verdes para realizar ejercicios en la ciudad de Panamá, la primera está bajo la administración del Ministerio de Obras Públicas (MOP) y la segunda, bajo el Despacho de la Primera Dama, a pesar de que ninguna de las dos instituciones tienen entre sus funciones la promoción del deporte o actividades al aire libre.

A pesar de ser áreas que no fueron construidas con el objetivo central de convertirse en espacios deportivos, hoy han sido tomadas como tales y son visitadas por ciudadanos que buscan un lugar donde practicar deportes.

El compromiso de Estado asumido para la organización de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2022 obligará a la construcción de nuevas instalaciones deportivas que, una vez pase el compromiso internacional, quedarán para los deportistas nacionales.

Entre otras se construirá un polideportivo, así como un estadio exclusivo para el atletismo, disciplina que hoy comparte instalaciones con el fútbol en el Rommel Fernández.

En su gobierno, Martín Torrijos puso de moda las canchas sintéticas para el fútbol, luego se construyeron instalaciones deportivas en Cerro Batea y la Alcaldía de Panamá construye el Complejo Deportivo ‘Roberto Kelly' en el recién creado corregimiento de Don Bosco, que hasta hace unos meses era parte de Juan Díaz.

Queda de parte del Estado invertir en instalaciones deportivas si mantiene el interés de que nazca otro Irving Saladino, un nuevo Roberto Durán o que después de Rusia se pueda repetir la experiencia del Mundial.

JUEGOS CENTROAMERICANOS Y DEL CARIBE 2022

En medio de la desidia y la falta de atención de las áreas deportivas de todo el país, Panamá se postuló para ser la sede de los XXIV Juegos Centroamericanos y del Caribe del año 2022.

Panamá resultó electa, tras imponerse a otras ciudades de la región que también ansiaban ser la sede de tan importante cita deportiva regional.

Aunque la postulación fue presentada por la comuna capitalina, liderada por José Blandón, se trata de un compromiso regional en el cual el Estado panameño debe hacer una inversión de $200 millones, de los cuales al menos $50 millones aportará el Municipio de Panamá.