La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Nacional

Rosa Montezuma, una historia de lucha

La nueva Señorita Panamá Miss Universo viene de una familia de indígenas en la que prevalece el espíritu de ‘superación y sacrificios'

Rosa Iveth Montezuma

Esta es la historia de Rosa Iveth, ahora Señorita Panamá Universo 2018, según relata Alexandra Caballero, su mánager.

Nieta de Mario Montezuma y María Isabel Montero, dos indígenas que se casaron por la Iglesia Evangélica a finales de la década de 1950.

Mario Montezuma, huérfano de madre al nacer, se traslada a los nueve años a la ciudad de David donde es acogido por una familia; y este logra desde pequeño trabajar para pagar sus estudios, recorriendo desde su lugar de nacimiento, Cerro Otoe, hasta David. Consigue graduarse de maestro, lo que para la época era un logro extraordinario. Apasionado por su cultura y el progreso de la población Ngäbe logra convertirse en el fundador del primer colegio primario de Alto Caballero. María Isabel Montero, huérfana desde muy niña, es artesana y maestra de la cultura artesanal Ngäbe, aprendida de generación en generación.

Una niña tímida y reservada. Con esa actitud perseverante heredada de sus abuelos indígenas

Su madre, Rosa América, se educa para ser maestra y se traslada a la comunidad de Kverina, distrito de Mirono , área Nadrini, para ejercer como docente y se lleva a su hija Rosa Iveth para que realice sus estudios primarios.

Rosa Iveth, una niña tímida y reservada; pero al mismo tiempo con esa actitud perseverante heredada de sus abuelos, participaba en actividades escolares de canto, declamación, banda de música, reinados y hasta de modelaje. Una joven con espíritu emprendedor y rompiendo paradigmas tradicionales en que se encierra a la gran mayoría de las mujeres indígenas. Orgullosa de su cultura, tradiciones y amor a Dios.

Nuestra Señorita Comarcas, luego de culminar su primera carrera universitaria en la ciudad de David, y ubicar un trabajo, regresa a su hogar en Alto Caballero, y visualiza la oportunidad de instalar en la casa de su abuelo el primer centro de copiado de su comunidad. Decide estudiar su segunda carrera universitaria en Informática Educativa, quedando así demostrado que nuestra representante de Las Comarcas siempre ha estado orgullosa de su cultura y sus raíces.

Incansablemente, derriba cada obstáculo y siempre con el firme propósito y fe en Dios, sale adelante. Y hoy representará al país en el certamen más importante de la belleza internacional. ¡Muy orgullosos de ti!