Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Nacional

Solicitud de proteger isla Bona para aves caerá en ‘saco roto'

La petición del Instituto Smithsonian de convertir en un santuario de aves la isla ubicada a unas 10 millas de Taboga, no tendrá mucho efecto

Los planes que tiene la Alcaldía de Taboga para la isla Bona son diametralmente opuestos a los que ha planteado el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, en inglés).

Mientras el organismo de estudios científicos pide declarar la isla como refugio de vida silvestre, el alcalde de Taboga, Ramón Ramos, firmó un contrato de arrendamiento con la empresa Bona Pacific Corp. para la construcción de un proyecto de almacenamiento y despacho de combustible y derivados del petróleo.

La isla tiene una superficie de 74.7 hectáreas, de las cuales 34.7 hectáreas serán arredandas a la empresa, que tienes planes de invertir $140 millones en la primera fase del proyecto y otros $120 millones en la segunda fase. Los trabajos, en ambas fases, consisten en obra civil, instalación de tanques, tuberías y la construcción de muelles.

El acuerdo entre la Alcaldía de Taboga y la empresa se firmó en enero pasado por un período de 20 años, prorrogable por el mismo período. Durante este tiempo, la empresa pagará en total un canon de arrendamiento por la suma de $1,725,156, a razón de $7,188 en pagos mensuales, que debe ser cancelado durante los primeros cinco días calendario de cada mes.

La Alcaldía se comprometió a otorgar a la empresa la opción preferente de arrendamiento o compra del resto de la isla.

Aunque el contrato fue firmado el 11 de enero pasado, toma relevancia en vista de que el pasado jueves 20 de septiembre, el Instituto Smithsonian pidió proteger la isla, ubicada a unas 1 0 millas náuticas de la turística Isla Taboga.

El Instituto Smithsonian realiza, desde hace varios años, estudios de aves en la zona y la Oficina de Comunicación del organismo, en conversación con La Estrella de Panamá , este viernes, indicó que se trata de una ‘recomendación' que hacen a las autoridades panameñas para proteger la isla.

El programa de investigación del Smithsonian contribuirá a la comprensión de la ecología de la isla como un lugar de anidación y cría para miles de aves marinas tropicales, explicó el organismo la semana pasada.

‘Bona enfrenta presiones de desarrollo cuando podría ser una atracción ideal para la creciente industria del ecoturismo en Panamá. Isla Otoque, la isla más cercana, se beneficiaría directamente de este turismo, aumentando la venta de servicios como restaurantes, tours de avistamiento, etc., dentro de la comunidad', indicó el Smithsonian la semana pasada.

En ese momento, Héctor Guzmán, biólogo marino del Smithsonian en Panamá, argumentó que si reunían los suficientes datos valiosos sobre las aves podían presentar al Ministerio de Ambiente —en conjunto con grupos conservacionistas— una propuesta para crear un Refugio de Vida Silvestre.

Para el alcalde Ramos hay ‘personas pescando en mar revuelto' en este tema. Alega que la parte que será utilizada por la empresa anteriormente fue utilizada por una empresa.

‘Nadie se preocupa por los pobres de Otoque donde hay familias que deben compartir un solo plato de comida', dijo. Y alegó: ‘Ese contrato fue aprobado en el Consejo Municipal y yo, como alcalde, lo que hago es firmarlo'.

La máxima autoridad de Taboga no quiso dar detalle sobre si el contrato ya fue refrendado por la Contraloría ni si la empresa ya inició los trabajos. ‘Es todo lo que te puede decir, esto es un tema muy delicado', recalcó.

Para Luis López, residente de Taboga, se trata de un proyecto ‘que no tiene ningún sentido ambiental, ni para el desarrollo' porque no agrega ‘valor' al país. Además, su impacto ambiental es sumamente ‘fuerte' en una isla con un potencial turístico.

‘Ni por estrategia marítima tiene sentido porque está totalmente fuera de la zona de desarrollo marítimo que es Taboguilla', indicó López.

‘Es un proyecto que no tiene ningún sentido ambiental y de desarrollo para el país',

LUIS LÓPEZ

RESIDENTE DE TABOGA