26 de Feb de 2020

Nacional

Integridad académica universitaria

Panamá cuenta con reglamentaciones que protegen el desarrollo de obras (en todas sus dimensiones) y el derecho de autor. La falta de integridad nos coloca en un escenario de desconfianza, no credibilidad y hasta de desprestigio profesional

Desde nuestro punto de vista, la integridad académica es el compromiso primeramente con uno mismo, de vigilar con celos la marca profesional que hemos forjado. Por otro lado, es el respeto que le debemos a nuestros lectores, a nuestra profesión y a la institución donde nos desenvolvemos. Integridad académica es rechazar el camino del relajamiento intelectual, de la deshonestidad e ilegalidad que nos invita a apropiarnos de información que no nos pertenece sin dar los méritos a quien correspondan.

La integridad académica va muy de la mano con la ética; la ausencia de ella produce consecuencias que al ser descubiertas nos colocan en un escenario de desconfianza, no credibilidad y hasta de desprestigio profesional.

Ella tiene existencia en el ámbito educativo, cuando los que nos desenvolvemos dentro de este ambiente nos esforzamos en la exploración de nuevos conocimientos de forma correcta, honesta, justa, creativa y original.

La violación a la integridad académica dentro de la educación superior, tales como falsificar, adulterar y apropiarse de información que tiene propiedad intelectual, no solamente desprestigian a la institución sino también nuestra vida personal y profesional.

La academia universitaria enfrenta en nuestros días un sinnúmero de retos que implica con ello cambios relevantes en su quehacer diario.

Uno de esos retos es velar que sus docentes se inserten cada vez en la esfera de la investigación científica y social que permita el descubrimiento de nuevos saberes.

No obstante, no es ajeno a la comunidad universitaria local e internacionalmente los grandes problemas que han emergido por la falta de integridad académica de personas que se desenvuelven en diversas áreas del conocimiento y que han sido objeto de señalamientos, críticas, e inclusive hasta del desconocimiento de títulos académicos, premios, condecoraciones, remociones de cargos públicos por haberse adueñado de información ajena sin haberla referenciado.

Nuestro país cuenta con reglamentaciones que protegen el desarrollo de obras (en todas sus dimensiones) con el propósito de preservar y proteger el derecho de autor. En ese sentido, las universidades cada vez están tomando más conciencia sobre la necesidad de vigilar que sus productos científicos cumplan con estas disposiciones, previniendo el ‘plagio' considerado como ‘deshonestidad académica'.

La Universidad Especializada de las Américas ha planteado acciones tendientes a capacitar a su planta docente en la forma correcta de plantear investigaciones, artículos, ensayos, monografías entre otros, con el propósito de cuidar que sus publicaciones cumplan con los más altos estándares de calidad.