Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Nacional

Protestas en Bocas, durante juicio de Martinelli

La sesión continuó con la reproducción de varios audios, cada parte tiene una óptica muy distinta en la interpretación de los mismos

Protestas en Bocas, durante juicio de Martinelli
El lunes se revisará una carpeta con imágenes de las supuestas víctimas de los ‘pinchazos'.

En la Sala 1 del Sistema Penal Acusatorio se reprodujeron las grabaciones de una reunión en la que se trataban temas sobre una hidroeléctrica. En dicha reunión, se escuchaba a personas en desacuerdo con dicho proyecto, que supuestamente se ubicaría en Veraguas. Lo anterior ocurrió ayer durante la sesión del juicio que enfrenta el expresidente Ricardo Martinelli por escuchas telefónicas ilegales.

El audio es parte del material que el perito informático del Instituto de Medicina Legal, Luis Rivera Calles, debe reconocer para que el juez autorice su reproducción.

Al fiscal Aurelio Vásquez le llamó la atención que se corroborara la comunicación entre dos víctimas dentro del proceso próximas a dar su testimonio.

También revisaron audios con una voz distorsionada en el que se mencionaban nombres de miembros del Partido Revolucionario Democrático y Panameñista. En la grabación, según el fiscal, la voz se burlaba de algunos personajes políticos, tareas ajenas al Consejo de Seguridad que empleará la fiscalía para probar su teoría del caso sobre las actividades que ocurrían en esta entidad. En esto recae la evidencia sobre la utilización de un equipo para manipular la voz y dar seguimiento y vigilancia a las víctimas.

El fiscal también dijo que los audios estaban editados, lo que le causó extrañeza, ya que estos DVDs son producto de lo que se extrajo de las computadoras del Consejo de Seguridad y que el tribunal deberá valorar más adelante.

Algunos audios se referían a las protestas en Bocas del Toro. También hay comunicaciones entre víctimas, cuyas fechas están por precisar.

La defensa, por su parte, se refirió a los audios como eventos públicos relacionados a las protestas ocurridas en Bocas del Toro contra una hidroeléctrica. ‘Literalmente quedamos escuchando robots, porque dicen que es una herramienta robotizada de una transcripción de un texto que de alguna manera lo verbaliza', narró Alfredo Vallarino, abogado de la defensa.

Acusó a la fiscalía de dilatar innecesariamente el proceso, ya que han solicitado que concreticen las evidencias audiovisuales, pues resultan irrelevantes. ‘Esto ocurre para no tener que llevar al presidente la mala noticia de que este caso no tiene éxito', dijo.

En la tarde se abrió una carpeta con 20 grabaciones, según contaron las partes.

Además de que las evidencias tienen el sello roto, Vallarino observó que en ‘uno de los discos compactos que supuestamente se cerró el 2 de septiembre, aparece un audio que se grabó 9 días después, el 11 de septiembre'.

NIEGAN AMPARO A ACUSADOR AUTÓNOMO

El Tribunal Superior negó a Rosendo Rivera continuar en el juicio como acusador autónomo. Rivera había interpuesto un amparo de garantías constitucionales luego de que el juez Roberto Tejeira, que lidera el Tribunal de Juicio contra Martinelli, le negara la posibilidad de continuar de forma independiente, y en cambio, que se adhiriera a la acusación de la fiscalía.

La decisión fue confirmada por el Tribunal Superior, que basó su decisión en que Tejeira no vulneró las normas de rango constitucional. Entre los argumentos que señala el Tribunal Superior, enfatiza que la posición del acusador autónomo debe ser distinta a la del Ministerio Público (MP) y enmarcar la conducta en un tipo diferente o en el mismo pero agravado, porque si coincide con la del MP, es más bien una adhesión, y la acusación de Rivera no difiere a la del primero.

‘De tal suerte que la orden acusada esté desprovista de motivación, y no se evidencian violaciones al Estatuto Fundamental, la aspiración constitucional del amparista se desvanece, por lo que no le resta otro camino que denegar el amparo. Por tanto, el Tribunal Superior no concede la Acción de Amparo propuestal', se lee en el fallo.