Temas Especiales

17 de May de 2022

Nacional

Esclerósis Múltiple, enfermedad crónica que ataca el sistema nervioso

En Panamá, alrededor de 376 personas padecen esta enfermedad, la mayoría diagnosticadas entre los 20 y 40 años de edad

Esclerósis Múltiple, enfermedad crónica que ataca el sistema nervioso
La Esclerosis Múltiple se le conoce como la enfermedad de las mil caras, dado que sus síntomas se confunden con otras enfermedades, por esta razón, su diagnóstico no es sencillo.

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad crónica inflamatoria que afecta al sistema nervioso central, es decir, el centro de mando del organismo formado por el cerebro, el cerebelo, el tronco cerebral y la médula espinal.

Esta enfermedad, surge cuando el sistema inmunológico ataca, anormalmente, la vaina de mielina (cobertura de las fibras nerviosas) de la médula espinal, cerebro o nervios ópticos, lo que provoca la aparición de los síntomas, al impedir una adecuada transmisión de los impulsos eléctricos.

Se manifiesta a través de episodios o brotes, que afectan a cada sistema del cuerpo, por ejemplo, impacta la movilidad, la función muscular y la visión; además, aparece la fatiga, la espasticidad, el dolor, la depresión y la coordinación, entre otros síntomas.

Las causas de esta enfermedad, están relacionadas con factores ambientales y también genéticos, aunque no es considerada una enfermedad hereditaria, sin embargo, si un familiar cercano la padece existen mayores posibilidades de desarrollarla en el futuro.

En Panamá, alrededor de 376 personas padecen esta enfermedad, la mayoría diagnosticadas entre los 20 y 40 años de edad y, de acuerdo con las cifras de la Federación Mundial de Esclerosis Múltiple, cerca de 2.3 millones de personas tienen este padecimiento.

La enfermedad evoluciona como por crisis o ataques, es decir de pronto el paciente está normal y un día amanece con que tiene menos visión en un ojo, eso lo llamamos una crisis o un brote. Estos brotes, generalmente duran de un día hasta dos semanas, y si no se trata pueden durar más tiempo

Tipos de Esclerosis Múltiples

Remitente-recurrente (EMRR): es la forma más común y afecta al 85% de los pacientes, quienes presentan ataques agudos durante días o semanas. También, se caracteriza por no presentar un aumento en la progresión de la discapacidad, durante los períodos entre recaídas.

Primaria progresiva (EMPP): se presenta entre el 10-15% de los pacientes. Se manifiesta de manera gradual, marcada por síntomas de empeoramiento continuo, sin recaídas, pero con acumulación de síntomas asociados a discapacidad a lo largo del curso de la enfermedad.

Diagnóstico

La EM se le conoce como la enfermedad de las mil caras, dado que sus síntomas se confunden con otras enfermedades, por esta razón, su diagnóstico no es sencillo. Actualmente, los médicos especialistas (neurólogos) utilizan una serie de pruebas para realizar este procedimiento médico, entre ellas, destacan la resonancia magnética, el análisis de sangre y la punción lumbar.

Es importante tener en cuenta que ante la presencia de cualquier síntoma de la enfermedad, se debe acudir al médico, con el fin de iniciar el proceso de diagnóstico y posteriormente, con el tratamiento oportuno.

Actualmente, no existe cura para esta enfermedad, sin embargo, los especialistas utilizan una serie de medicamentos y terapias complementarias, así como orientación a la familia del paciente, en búsqueda de una mejor calidad de vida, mayor independencia de la persona y retardar, en la medida de lo posible, la aparición de la discapacidad.

Otra de las estrategias que utilizan los médicos para tener un abordaje integral y personalizado, son las terapias físicas y mentales que ayudan a mejorar el habla, la concentración y la movilidad del paciente. Además, es indispensable el apoyo psicológico en las diferentes etapas de la enfermedad, con el fin de minimizar la ansiedad, la depresión y las alternaciones cognitivas.

Consejos básicos para pacientes con Esclerosis Múltiple

  • Realizar fisioterapia de manera regular ayuda a mejorar la flexibilidad, fortalecer los músculos, el corazón y los pulmones; además el equilibrio.
  • Los ejercicios de meditación y las actividades deportivas de bajo impacto, ayudan a minimizar el dolor. Para evitar la fatiga el principal síntoma, se recomienda dormir al menos ocho horas diarias, reducir las actividades o situaciones que provocan tensión/estrés y evitar estar expuesto al calor, ya que esta condición empeora los síntomas de la enfermedad.
  • Tener una buena alimentación.
  • Acudir a las citas médicas de manera regular y tener un estricto control médico, así como administrar el tratamiento suministrado por el sistema de salud de manera sostenida en el tiempo.
  • Buscar apoyo y orientación en las organizaciones no gubernamentales en cada país, para abordar la enfermedad de una manera integral.