La Estrella de Panamá
Panamá,25º

21 de Sep de 2019

Nacional

Piden alto a ‘ingresos exorbitantes' de cónsules

La propuesta reduciría del 70 al 20% el monto que recibe cada cónsul de la totalidad de los saldos recaudados consulares, menos los gastos de funcionamientos

La propuesta, según Fanovich, le daría recursos al Gobierno para proyectos de interés social.

El diputado Miguel Fanovich, del oficialista Movimiento Liberal Republicano Nacionalista (Molirena), pidió al Ejecutivo que ponga un freno a los ‘ingresos exorbitantes' que reciben los notarios y cónsules del país.

Fanovich propuso ante el Pleno de la Asamblea Nacional un anteproyecto de ley en para que el Órgano Ejecutivo, a través del Presupuesto General de Estado, asigne un salario fijo a los notarios y cónsules para que los ingresos que se produzcan en estas dependencias ingresen casi en su totalidad al Tesoro Nacional.

En este sentido, detalló que existe el Decreto de Gabinete 75 del 11 de julio de 1990, por el cual se autoriza el establecimiento y pago de honorarios consulares por razón de los servicios prestados.

Mediante este mecanismo legal, los funcionarios responsables de la gestión de los servicios consulares reciben una participación, adicional a su salario, de las sumas relacionadas con el volumen de los servicios brindados en base a tarifas establecidas formalmente por el Estado.

En este decreto, destacó Fanovich, se establece además que el cónsul tendrá derecho a una participación no mayor del setenta por ciento (70%) de la totalidad de los saldos recaudados consulares menos los gastos de funcionamiento.

‘Estas sumas en algunos casos representan unos ingresos exorbitantes que pueden servir de enriquecimiento de los beneficiarios de estas designaciones públicas que muchas veces recaen en personas que son premiadas por amistad o por fidelidad política', precisó.

Notarios y cónsules

Con respecto a los notarios, detalló que estos se adhieren a una tabla expedida por el Estado y no perciben un salario establecido, por lo que su remuneración la constituye el 100% de las sumas recaudadas por los trámites realizados en dichos despachos.

Sostuvo que su propuesta establece un cambio en el régimen económico de consulados y de los notarios públicos, determinando una disminución del porcentaje de participación de los cónsules en los recaudos consulares y de los notarios.

En el caso de los cónsules, propone que se disminuya a un veinte por ciento (20 %) de participación, y que se establezca un salario para cada uno de estos funcionarios, con lo cual el resto de lo recaudado, tanto en los consulados como el total de lo recaudado en las notarías, ingrese a los fondos del Tesoro Nacional.

Al respecto, el anteproyecto indica que el cónsul tendrá derecho a una participación no mayor al veinte por ciento (20%) de las sumas que hubieren correspondido al consulado.

El porcentaje previsto se calculará, únicamente, sobre el saldo que resulte de la totalidad de los recaudos consulares, menos los gastos de funcionamiento debidamente aprobados de la oficina consular respectiva. El saldo restante de los recaudos consulares ingresará al Tesoro Nacional.

El objetivo de esta propuesta, explicó Fanovich, es que las sumas que ingresen a las arcas del Estado se puedan invertir en obras de interés social, de tal forma que el gobierno contribuya al mejoramiento de la calidad de vida de todos, además de permitir al Ejecutivo y al gobierno nacional, invertir mejor estos dineros.

El documento destaca además que los ingresos que generen las Notarías Públicas deberán ingresar al Tesoro Nacional y serán controlados por la Contraloría General de la República.