La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Nacional

China y Panamá presumen de sus relaciones diplomáticas

En una recepción para conmemorar el 70 aniversario de la fundación de la República Popular China, el gobierno panameño dio muestras de interés en mantener y reforzar las relaciones con el gigante asiático

Las relaciones diplomáticas entre Panamá y China parecen regresar a un buen momento después de un corto periodo de incertidumbre. En una recepción convocada para celebrar el 70° aniversario de la fundación de la República Popular China, Panamá dio muestras evidentes de estar interesado en mantener a su más alto nivel las relaciones con el gigante asiático.

La recepción se realizó el jueves 19 de septiembre de 2019.Cedida

La presencia del canciller panameño, Alejandro Ferrer; y de su vicecanciller Federico Alfaro; en la celebración es una buena señal. “En el emotivo discurso, del máximo representante de la diplomacia panameña, hizo un recorrido histórico y cultural de lo que ha significado la presencia de los chinos en el Istmo centroamericano”, contó uno de los invitados, quien durante un quinquenio formó parte de la política diplomática panameña.

Ferrer recordó que hace más de un centenar de años un grupo de chinos vino a esta tierra para construir el primer ferrocarril en América, obra que materializó la vocación de Panamá y su destino como centro de intercambios.

En su intervención, el canciller panameño remarcó que las relaciones bilaterales y políticas entre ambos países se encuentran a un alto nivel y que van a profundizarse aún más, aunque los dos países estén distantes geográficamente. “Son muchas las razones que los unen y acercan”, así lo publicó la agencia de noticias Xinhua.

El diplomático panameño agregó que su país forma parte de la iniciativa de “la Ruta de la Seda” lo que potencia la conectividad del país centroamericano y lo coloca como una plataforma y conexión entre China y América Latina.

Por su parte, el embajador de China, Wei Qiang en su discurso recordó que sus coterráneos respaldaron las justas aspiraciones del pueblo panameño para alcanzar la soberanía de su territorio. Y, según la fuente, el diplomático chino recordó que “uno de esos jóvenes (que respaldó la lucha popular) es el actual presidente de la República Popular de China, Xi Jinping”.

El embajador de China en Panamá aseguró que al hablar de las relaciones chino-panameñas se está manejando “una política y agenda de Estado de largo aliento, y de amplio consenso al interior” de cada una de las dos naciones.

Esta es la primera reunión de alto nivel después del cambio de gobierno, donde Laurentino Cortizo asumió como presidente de Panamá. Y, se da dos meses después de que surgieran cuestionamientos sobre el futuro de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Además, de los miembros de la política exterior, también estuvieron presentes los ministros de Vivienda - Inés Samudio- y Comercio - Ramón Martínez-. Al evento también asistieron representantes de empresas chinas y de la comunidad china en Panamá, al igual que otros sectores panameños. Alrededor del mil personas se dieron cita para celebrar la gesta histórica.

“La sola presencia de dos de los más importantes funcionarios de la política exterior panameña manda un mensaje alto y claro de la decisión que adoptó el país”, agregó el exfuncionario.

Una imagen a la que tuvo acceso La Estrella de Panamá muestra el embajador de China en Panamá, Wei Qiang; y al canciller, Alejandro Ferrer; en primera fila, uno al lado de otro, durante la recepción.

Antecedentes

Después de que Laurentino Cortizo asumiera como presidente - julio de 2019 - las relaciones diplomáticas entre China y Panamá atravesaron un letargo.

En la política exterior de ambos países se produjo un alejamiento en medio de fuertes tensiones entre Estados Unidos y China. La información que se manejaba apuntaba a un giro de timón en la política exterior panameña dirigido a mejorar las históricas relaciones con Estados Unidos.

En agosto de 2019, el director del Consejo Nacional de Estados Unidos, para el Hemisferio Occidental, Mauricio Claver-Carone, se reunió con el presidente Cortizo, y durante una entrevista a una televisora local dijo que China solo quería “usar” a Panamá por su posición geográfica.

“En la política exterior de ambos países se produjo un alejamiento en medio de fuertes tensiones entre Estados Unidos y China”

En ese escenario, el embajador de China en Panamá denunció “presiones” de una “gran potencia” para que el país centroamericano enfriara las relaciones con el gigante asiático, pero aseguró que estas coacciones no habían surtido efecto. “ Siento que sí hay (presiones), pero tanto China como Panamá son países soberanos, independientes, somos naciones maduras, capaces de tomar nuestras propias decisiones diplomáticas”, indicó Wei, a la Agencia de Noticias EFE.

Antes, el gobierno estadounidense había mostrado su descontento por las relaciones que mantenía Panamá con China. Lo hizo en el marco de la firma de 25 acuerdos en diferentes áreas. En esa misma época - en el periodo de Juan Carlos Varela - ambos países iniciaron las negociaciones para un tratado de libre comercio.

Posteriormente, el presidente panameño, Cortizo descartó un enfriamiento en las relaciones con China. “La relación de Panamá con China es sumamente importante, que no quede ninguna duda”, dijo Cortizo.

Sin embargo, desde que asumió su mandato no se ha cansado de manifestar que el principal socio de Panamá es Estados Unidos. Y, suspendió las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con el gigante asiático. También rechazó la construcción del tren Panamá - Chiriquí propuesto por China. El presidente aseguró que el medio de transporte no era prioridad en este momento.

Panamá se convirtió en junio de 2017 en el segundo país centroamericano, después de Costa Rica (2007), en establecer relaciones diplomáticas con China.

La nación asiática ya tenía una importante presencia en el país antes del establecimiento de relaciones, pues es el primer proveedor de la Zona Libre de Colón y el tercer usuario, detrás de Estados Unidos y Japón, del canal interoceánico.

Con el establecimiento de las relaciones diplomáticas, las empresas chinas se adjudicaron multimillonarios contratos como una terminal de cruceros o el cuarto puente sobre el Canal.