Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Nacional

Crean un nuevo estatus en el sistema registral de sociedades anónimas

Ahora las S.A. que se inactiven en base al artículo 318-A del Código Fiscal, aparecerán con el estatus de 'suspendida' en el Registro Público

Registro PúblicoArchivo | La Estrella de Panamá

Las sociedades jurídicas que no hayan designado a un agente residente dentro de los 90 días de la renuncia o remoción del agente residente anterior, caerán en la categoría de 'suspendidas' dentro del Registro Público panameño. También entran en la misma categoría aquellas que tengan morosidad de más de tres años consecutivos en el pago de la Tasa Única Anual.  

El estatus de suspensión existe desde 2016 cuando el Registro Público empezó a depurar el inventario de sociedades anónimas tras el escándalo de los Panama Papers, pero faltaba regular legalmente cómo se suspenderían los derechos de esas sociedades afectadas, además del cómo se reactivarían también.

Recién la semana pasada, el Gobierno creó la nueva categoría 'suspendido' en el Sistema Electrónico de Inscripción Registral, como consta en el Decreto Ejecutivo No. 905 del 20 de septiembre de 2019, publicado en la Gaceta Oficial No. 28866-A.

Las sociedades jurídicas suspendidas no podrán:

  • Iniciar procesos legales
  •  Realizar negocios o disponer de activos reclamar o ejercer ningún derecho
  • Realizar ninguna acción corporativa que resulte obligante para la persona jurídica

En cambio, las sociedades suspendidas sí podrán:

  • Hacer una solicitud de reactivación
  • Gestionar la defensa de cualquier proceso iniciado en su contra
  • Continuar con procesos legales instituidos en su nombre antes de la fecha de suspensión

Otro artículo aprobado en el mismo decreto señala que las sociedades morosas no podrán inscribir actos corporativos. Las únicas excepciones son las renuncias unilaterales de agentes residentes o directivos. 

En esa misma línea, el Registro Público sólo dará certificaciones a solicitud de autoridades competentes o terceros que quieran hacer valer sus derechos en contra de la sociedad suspendida.