Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Nacional

Gobierno da un año a IBT para terminar hospitales

Esta semana se volvieron a reunir representantes de IBT Group con el Minsa, sin llegar a acuerdos concretos. El gobierno les exige que terminen al menos dos hospitales de los tres que faltan en un año; IBT pide más dinero

Construcción del hospital Anita Moreno en sus inicios (2011)Archivo | La Estrella de Panamá

Al menos tres de los cuatro hospitales cuya construcción adjudicó el gobierno a IBT Group durante la administración de Ricardo Martinelli, penden de un hilo.

Se trata de los hospitales de Metetí (Darién), Manuel Amador Guerrero (Colón) y el de Bugaba (Chiriquí). El cuarto hospital adjudicado a IBT y el único que ha entregado hasta ahora -sin completar porque falta equipamiento, rayos X y adecuaciones- es el Anita Moreno de Los Santos.

Y es que aún el gobierno no llega a un acuerdo con el consorcio, que se rehúsa a terminar los tres hospitales faltantes por los montos ya renegociados -a favor de la empresa- durante la pasada administración de Juan Carlos Varela.

El pasado viernes se dio la segunda reunión entre representantes de IBT y la ministra de Salud, Rosario Turner.

En la reunión, según el comunicado oficial del Ministerio de Salud, analizaron los puntos de entendimiento para poder concretar y llevar a buen puerto los proyectos que en administraciones anteriores no se han concluido.

Maqueta de diseño de uno de los hospitales

Sin embargo, el acuerdo parece que va a demorar. El Minsa confirmó que IBT no cede en su aspiración de aumentar el monto de las obras bajo la premisa de que no cuenta con liquidez para terminar las obra.

Mientras tanto, el gobierno -a través de Turner- reiteró el compromiso de que se culminen las obras y que el pueblo 'reciba la salud que se merece'.

La ministra también reiteró el plazo de un año a IBT para terminar los hospitales de Metetí y Bugaba, además de completar las adecuaciones que faltan en el Anita Moreno de Los Santos.

El mensaje oficial sigue siendo el mismo que diera el presidente Laurentino Cortizo cuando visitó la obra en Bugaba. Allí urgió a la constructora que terminara la misma cuando ironizó que “era inaudito que tomara más tiempo que la ampliación del Canal”.

Adendas triplicaron costo original

El contrato de IBT venció en noviembre de 2018 y no fue renovado por el gobierno, en ese entonces todavía bajo el mando de Varela. Así, las obras siguen inconclusas nueve años después de haberse adjudicado a un precio original de $177.71 millones.

Durante el quinquenio de Martinelli, los contratos se adendaron incrementando el pago en $61.03 millones. Las adendas y renegociaciones de IBT con el gobierno de Varela le agregaron otros $69.53 millones a las obras.

Solo en adendas, IBT engrosó la adjudicación original de $177.71 millones con $130.56 millones adicionales. En total, en el mejor de los casos, de terminarse por ese monto, costarían $308.27 millones, tres veces más de lo pactado.