Temas Especiales

25 de Sep de 2020

Nacional

UP interpone denuncia penal y administrativa por mortandad de abejas

Eldis Barnes, decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, prevé que la aplicación de sustancias tóxicas a los cultivos produjo la muerte de los insecto

Abejas, las guardianas del ecosistema mundial que están en peligro
Fotografía Ilustrativa.Archivo | La Estrella de Panamá

La Universidad de Panamá (UP) interpuso una denuncia penal ante el Ministerio Público y otra administrativa en el Ministerio de Ambiente por la muerte de millones de abejas en sus apiarios, en la provincia de Chiriquí.

Eldis Barnes, decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, prevé que la aplicación de sustancias tóxicas a los cultivos produjo la muerte de los insectos.

Su tesis es que los herbicidas o sustancias tóxicas fueron movidas por el viento hasta los apiarios. Las pérdidas por la muerte de los insectos se calculan entre 200 y 300 mil dólares, dijo Barnes.

El docente universitario explicó que la recuperación de las 100 colmenas de abejas, que anualmente producían entre $40 y $50 en miel, tardaría tres años.

"Perdimos toda la cosecha de este año. Esto es un crimen ecológico de difícil recuperación", dijo Barnes, a La Estrella de Panamá.

Barnes indicó que otros apicultores privados también fueron afectados.

Miambiente realizará una evaluación de los impactos ecológicos de la muerte de abejas en apiarios de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de Panamá, en la provincia de Chiriquí. Los primeros reportes indican que la muerte de los insectos es producto de una fumigación área.

"La Universidad exigirá reparación de los daños causados", comentó Eduardo Flores, rector de la Casa de Octavio Méndez Pereira, en su cuenta de Twitter.

Krisly Quintero, directora regional del Ministerio de Ambiente (Miambiente), recorrerá mañana el área con personal técnico para evaluar la situación, indicó la institución. La Asociación de Apicultores de Panamá dijo estar consternados por el daño ecológico.

Los apicultores destacan que estas acciones demuestran la irresponsabilidad de quienes manejan los químicos, sin ningún grado de compromiso con la sociedad y el ambiente.

Las abejas son polinizadores amenazados por la actividad humana. Las polinizadoras permiten que muchas plantas, incluyendo cultivos alimenticios, se reproduzcan y crezcan, lo que contribuye directamente con la seguridad alimenticia, según especialistas de la Organización de las Naciones Unidas. Son claves para conservar la biodiverisdad y actúan como especies de centinelas para reducir los riesgos ambientales emergentes. Pero, el uso de pesticidas, las prácticas de monocultivo y otros cambios en el uso de tierra pueden reducir los nutrientes y representar una amenaza para las colonias de abejas.