Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Nacional

Las piedras en el camino de la educación sexual

De enero a noviembre de 2019, el Minsa registró 17,428 embarazadas de entre 10 y 19 años. No parece haber un punto de partida para su disminución

Eembarazo adolescente
En los últimos 16 años, en Panamá unas 306 menores tuvieron su segundo hijo antes de cumplir los 15 años.Archivo | La Estrella de Panamá

Aulas de clases con estudiantes embarazadas, centros de salud llenos de adolescentes, casi niñas con bebés en brazos buscando atención médica por falta de un seguro social o privado. Una imagen tan común como estremecedora en el Panamá de hoy: cada día, 52 embarazadas de 10 a 19 años ingresan a control, según el Ministerio de Salud.

Las cifras oficiales son claras: entre enero y noviembre de 2019 hubo un total de 17,428 menores embarazadas. Pero, ¿a quién podemos culpar por esta realidad? ¿Son al 100% los jóvenes culpables de los embarazos no deseados? ¿o la sociedad también carga parte de la culpa por no ofrecer la guía necesaria?

Educación sexual estancada

Desde hace más de cinco años las autoridades de Salud y de Educación han intentado sin éxito llevar a las aulas de clases las Guías de Educación Sexual, pero el proyecto no ha podido llegar a su objetivo porque no ha recibido apoyo de los diputados por presiones de grupos religiosos, que descalificaban a las guías por la supuesta "ideología de género", provocando que el proyecto de ley fuera "engavetado" en reiteradas ocasiones.

Este año las autoridades han vuelto a traer el tema a la mesa. En esta ocasión, a través de un plan piloto dirigido a estudiantes de media y pre media, que se pretende poner en marcha en escuelas públicas a finales del mes de marzo. 

El profesor Fernando Ábrego, de la Asociación de Profesores de Panamá (Asoprof), explica que las guías se dividen en dos, el contenido de las mismas y la aplicación dirigida a los estudiantes, los padres de familia y los docentes.

"Hasta hace poco el contenido de la Guías de Educación Sexual fue conocido por la mayoría de los gremios magisteriales, luego que se llegara a un consenso entre ambas partes, los que están a favor y los que están en contra", señala.

En las reuniones de mesa bilateral los docentes han solicitado en varias ocasiones el documento, sin recibir respuestas por parte del ministerio de Educación. Según Ábrego, solo han conocido las opiniones de los padres de familia, situación que él considera un error.

"Nosotros somos los que vamos aplicar los contenidos, si hay un hermetismo, vamos a ir bastante lento", puntualiza.

Detener los embarazos en adolescentes

Ábrego considera que este documento por sí solo no es la solución para la problemática que se está viviendo en el país, sino la toma de conciencia que pueda tener la población panameña.

"Se dice mucho que la educación inicia en casa y que se refuerza en las aulas. Pero si en la casa no se le da un seguimiento a lo aprendido en clases y no se conversa con los muchachos de sexualidad abiertamente, no se van a ver los resultados; tenemos que bajar las cifras y no solo de embarazos también de menores con enfermedades de transmisión sexual", asegura.

Agrega que el objetivo de esta sociedad no es ver niños criando niños y que "las guías son un texto que hay que tener voluntad de leerlo, comprenderlo y explicarlo".  

Una sociedad que evoluciona

El sociólogo Marcos Gandásegui opina que la sociedad de hoy está enfocada en que las jóvenes sean profesionales antes de tener hijos, a diferencia de otras épocas en que los embarazos juveniles eran comunes entre las familias.

"Estamos en una transición donde la chicas deben ser profesionales antes de ser madres, ya que muchas veces detienen su educación por cuidar a sus pequeños hijos", comenta.

En relación al plan piloto de las Guías de Educación Sexual, Gandásegui apunta que son necesarias porque los niños y las niñas de ahora no piensan igual a los de antes y deben ser bien orientados, sobre todo respetando la igualdad entre ambos géneros. 

Realidad en números

En los últimos 16 años, en Panamá unas 306 menores tuvieron su segundo hijo antes de cumplir los 15 años. Estas cifras han sido publicadas por la Contraloría General de la República, a través del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) y corresponden a los registros administrativos de las instalaciones de salud pública (Ministerio de Salud y Caja de Seguro Social), clínicas privadas y oficinas del Registro Civil (Tribunal Electoral).

Las Guías de Educación en la Sexualidad y Afectividad buscan promover el conocimiento del cuerpo humano y fomentar la dignidad de las relaciones sentimentales de las personas.

Los artistas se involucran

Como parte de su trabajo de grado, la diseñadora industrial Beatriz Flores realizó una escultura de una niña embarazada en la Cinta Costera de gran tamaño aduciendo las elevadas cifras de embarazos adolescentes en el país.

"La obra está inspirada en la metáfora del elefante rosado en la habitación que se refiere a una verdad evidente que se quiere evitar, ignorar y hacerla pasar desapercibida para no discutir sobre ella", asegura la artista.

Y añadió: "el embarazo adolescente es una realidad que se roba la infancia y el futuro de muchas niñas a nivel nacional y pasa desapercibido e ignorado por la sociedad por ser un tema tabú, causando que no se encuentren soluciones para reducir su incidencia".