Temas Especiales

06 de Aug de 2020

Nacional

Así serán los protocolos funerarios para los fallecidos por COVID-19

El Gobierno nacional estableció medidas mínimas para el manejo de los sepelios en medio de la crisis por el nuevo coronavirus

Ya no caben los muertos en la Morgue Judicial
La ministra de Salud Rosario Turner, aprobó en Gaceta Oficial 354 del día 27 de marzo de 2020, la guía para el manejo de los fallecidos por COVID -19.Archivo | La Estrella de Panamá

Los cuerpos estarán en una bolsa con el cadáver dentro del ataúd, el mismo debe estar cerrado en todo momento y no se permite el contacto del fallecido con los familiares, son parte de las medidas exigidas por la autoridades al momento darle sepultura a los caídos por el nuevo coronavirus.

La ministra de Salud Rosario Turner, aprobó en Gaceta Oficial 354 del día 27 de marzo de 2020, la guía para el manejo de los fallecidos por COVID -19 en la República de Panamá.

Tomando en cuenta artículos de la Constitución Política, el Código Sanitario, el Reglamento Sanitario Internacional, además de diferentes decretos del Ministerio de Salud (Minsa), en los que se establecen leyes para proteger y resguardar la salud de los habitantes panameños.

Considerando también el brote de coronavirus, enfermedad decretada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una pandemia, el Minsa crea una guía para “el manejo de cadáveres por decesos con sospecha o confirmación de esta enfermedad”, dice textualmente la resolución.

La guía que se debe manejar en instalaciones de salud y centros de velación es la siguiente:

• Se deben seguir los lineamientos que ya están establecidos en relación a certificado de defunción, identificación del cuerpo, ruta de transporte.

• La persona que prepara al cadáver debe usar Equipo de Protección Personal (EPP) especial para atender pacientes con COVID -19, basta desechable, guantes, mascarilla y protección ocular.

Preparación en el lugar de fallecimiento:

• Realizan el taponamiento de los orificios con algodón impregnado en hipoclorito de sodio al 0.5%.

• Colocan las etiquetas de identificación.

• Introducen el cuerpo en la bolsa especial para cadáveres con el cierre hacía la cabeza, para poder identificarlos si es necesario.

• Limpian la bolsa por la parte de afuera con alcohol al 70% o hipoclorito de sodio.

• Luego de entregar el cadáver al personal encargado del traslado a la morgue, la persona que lo preparó debe quitarse el EPP antes de salir del lugar.

• Desecha el EPP en una bolsa roja (envase de desecho bioinfeccioso) y se lava y desinfecta las manos.

• Se limpia y desinfecta la camilla donde estuvo el paciente.

Traslado y entrega del cadáver a la morgue:

• El personal encargado del traslado debe utilizar el EPP.

• La movilización del cadáver se realiza siguiendo una ruta establecida por la instalación de salud, evitando poner en riesgo al personal de salud y pacientes.

• Colocan la bolsa que contiene el cuerpo en las neveras (cámaras mortuarias) con una temperatura de 2 a 4 grados centígrados, hasta que retiren el cadáver.

Autopsia:

• No se realiza la autopsia o necropsia de los fallecidos por COVID – 19 confirmado, para evitar la generación de aerosoles.

• Recomiendan que se tomen muestras de las secreciones de la garganta y nariz, además de la punción pulmonar con aguja para posteriores análisis.

• En caso de tener que realizar autopsia, debe mantenerse un ambiente seguro, usas el EPP, que esta vez incluye, bata desechable, respirador N95, pantalla o lentes de protección facial, botas de caucho y delantal si la bata no es impermeable.

• Al terminar, desecha todo el EPP y procede a la limpieza de manos.

• Se realiza la desinfección del área de autopsia, primero limpian con agua y detergente, enjuagan, limpian con hipoclorito de sodio, alcohol al 70% u otro desinfectante hospitalario. La limpieza se debe hacer usando guantes de caucho.

Medidas para el velorio o cremación

• El proceso debe hacerse en el menor tiempo posible para evitar propagación del virus.

• En el caso del velorio, colocan la bolsa con el cadáver dentro del ataúd, el mismo debe estar cerrado en todo momento y no se permite el contacto del fallecido con los familiares.

• Si el ataúd tiene una ventana de cristal, permiten abrir la cremallera para descubrir solo el rostro.

• Durante el velorio, solo pueden estar presentes 5 personas máximo, que estén dentro del primer grado de consanguinidad o afinidad con el fallecido.

• Deben mantener una distancia de más de un metro entre cada persona y utilizar mascarilla quirúrgica.

• El vehículo transportan al cadáver, debe ser sometido a un proceso de limpieza y desinfección.

Si el fallecimiento ocurre en una casa o en otro lugar fuera de una instalación de salud, de igual forma deben seguir los procedimientos.

El personal de salud y funerarias están obligados a dar estricto cumplimiento de la guía, en caso de no hacerlo, serán sancionados con sanciones penales y civiles que correspondan, según la Ley 40 de 16 de noviembre de 2006.