26 de Sep de 2021

Nacional

Lau: 'No permitiré que se manche mi imagen ni la de la CSS'

El director de la CSS da fe de la transparencia en la adjudicación de un contrato por $168 millones a un consorcio mexicano para entregar medicamentos

Un contrato de $200 millones para optimizar la entrega de medicamentos a los asegurados y mantener un control de los insumos promete la modernización de los servicios de la Caja de Seguro Social (CSS).

El nuevo sistema deberá agilizar procesos y evitar pérdidas, según Lau Cortés.Archivo La Estrella de Panamá

Dos poderosos consorcios mexicanos –Salud Control y Disur & Motion Healt Care– se disputaron el contrato. Con una oferta $168 millones, Salud Control se hizo de la contratación del proyecto luego que su competidora fuera descalificada. Pero, como en la mayoría de las grandes licitaciones, la batalla para hacerse del contrato desencadenó todo tipo de comentarios sobre la transparencia del proceso y la moralidad de la empresa ganadora.

En una entrevista para La Estrella de Panamá, Lau Cortés da fe de la transparencia del proceso de licitación e invita a quien tenga prueba de lo contrario a demostrarlo e incluso acudir a los tribunales.

Lau Cortés explicó cómo funcionaría el nuevo sistema, reducirá costos y optimizará los servicios de salud. Aclaró que tuvo que acudir a empresas internacionales porque en el país no existía ninguna empresa capaz de ofrecer lo que requería la institución para que los pacientes reciban siempre el 100% de sus medicamentos.

El director de la CSS prometió que de encontrarse que uno de los participantes mintió o cometió algún acto que no es permitido por la norma, actuará de acuerdo con la ley.

¿Cuál es el propósito de la licitación?

Cuando aspiraba a dirigir la Caja de Seguro Social, en todos los estudios que realizamos encontramos que la queja más frecuente de los asegurados era la falta de medicamentos. Cerca del 80% de las quejas era porque no había medicinas. Todos mis antecesores intentaron resolver este problema, al igual que yo.

En el análisis que realicé pude darme cuenta de que esta situación tenía muchas aristas. Eran tantas, que sería muy difícil resolverlo con los recursos internos de nosotros. Así que, desde un principio, uno de los proyectos más importantes era desarrollar un sistema que nos permitiera cambiar el “no hay” por un “sí hay”. Lo que buscamos es que cuando las personas se acerquen a las ventanillas a buscar sus medicinas, reciban el 100% de ellas.

¿Cómo lograr esto?

En el camino encontramos que gran parte de los medicamentos se echaron a perder por la carencia de un sistema de inventario que permitiera que lo primero que entra, salga.

Cada año se perdían millones de dólares en medicamentos e insumos vencidos y dañados. Esto causaba que médicos y profesionales de la salud no tuvieran lo necesario para resolver los problemas de los asegurados. Era un sistema anárquico, a pesar de que la Caja gasta millones de dólares en programas, en expertos en sistemas, en edificios, en todo... Fue así que se diseñó un sistema que nosotros no teníamos. Por lo que hubo que licitarlo a nivel internacional porque ninguna empresa panameña era capaz de hacer lo que nosotros estamos exigiendo. Incluso, nos asesorarnos con la Autoridad de Innovación Gubernamental sobre las mejores prácticas de tecnología para tener un sistema en el que nunca falten los medicamentos.

¿Cuántos millones se perdían en ese sistema anárquico que tenía la CSS?

No solamente se perdían millones. En un solo hospital, en un área encontramos $10 millones de materiales vencidos. A nivel nacional, no hemos terminado de realizar el inventario.

Con el nuevo sistema, todo tendrá que ser transparente y estará al alcance de los que tomamos decisiones. Usted no va ver que hay demasiadas cosas caras, que no se usan y que después se dañan, y pocas cosas que se usan todos los días, porque vamos a tener acceso a un sistema de información y de inventario para saber exactamente lo que tenemos que ir comprando. Yo no he estado inmerso en ninguna fase de este concurso, pero al final me tocó evaluar el trabajo de la comisión y me pareció correcto y yo lo firmé.