Temas Especiales

30 de Sep de 2020

Nacional

Luis Francisco Sucre: 'Quisiera garantizar a la población que no habrá un rebrote, pero no depende de mí'

En sus manos está el timón que dirige la estrategia contra la pandemia. Para el Ministro de Salud, ante la apertura de nuevos sectores comerciales este lunes, no es posible 'profetizar' la inexistencia de un rebrote, sino insistir en la corresponsabilidad del rol estatal y el ciudadano

Tras dos meses y medio de su designación en el cargo, Luis Francisco Sucre, ministro de Salud, habla con este diario sobre las perspectivas en torno a la batalla contra la pandemia, desde la cartera que representa. Durante una entrevista y luego de anunciar la reapertura de diversos sectores comerciales a partir del 17 de agosto, el ministro se confiesa convencido de que aunque “quisiera garantizar a la población que no habrá un rebrote”, no depende de sí mismo, sino de la suma de esfuerzos desde los sectores público y privado y del rol ciudadano. Desde su despacho, destaca el protagonismo de la ciencia médica en la complejidad de la crisis, asegurando que han evaluado “recurrir a recurso humano extranjero” luego de agotar todas las rutas en Panamá. “A los especialistas que quieran venir a ayudarnos a resolver la demanda que se está generando, por la pandemia, tendremos que abrirles los brazos siempre y cuando cumplan con los requisitos (...)”, bajo la dirección de profesionales panameños que marquen la ruta de los protocolos nacionales.

Luis Francisco Sucre: 'Quisiera garantizar a la población que no habrá un rebrote, pero no depende de mí'Roberto Barrios | La Estrella de Panamá

¿Cuál ha sido el mayor reto en una posición de liderazgo tan importante en medio de una pandemia?

Ha sido y es una responsabilidad enorme que asumimos dispuestos a cumplirla. Hicimos un análisis y diagnóstico de la situación sobre los puntos o elementos a los que teníamos que darle algún tipo de giro y se fueron montando estrategias basadas en un plan, dirigidas a los diferentes niveles. Ha sido un gran reto, primero porque esta situación no se había vivido antes, al menos no nuestras generaciones; no había nada escrito; no hay ninguna pandemia descrita manejada por nuestros contemporáneos; y el manejo de la situación es mucho más complejo, porque Panamá tiene mucha conectividad y recordemos que los primeros casos vinieron de Europa y Estados Unidos. En estos momentos la situación es muy difícil, la idiosincrasia de nuestro pueblo, los recursos que tenemos los países en vías de desarrollo, los pobres y los de Centroamérica, los sistemas de salud, hacen compleja la situación y repito, uno de los más importantes es la idiosincrasia del pueblo panameño.

Uno de los retos ha sido el déficit de personal médico en algunas especialidades, y este miércoles, el presidente Cortizo anunció la contratación de médicos cubanos. ¿Para qué especialidades serán reclutados, cuánto estiman que se prolonguen los contratos y cuál ha sido la respuesta de los médicos nacionales a las convocatorias?

Hemos conversado con el señor presidente, es él quien ha estado liderando todo el movimiento con respecto a la pandemia y lógicamente nos toca, como ministerio de Salud, ir dirigiendo, tomar decisiones y asesorar en materia de salud. Hemos estado haciendo el análisis de recurrir a recurso humano extranjero y hemos agotado todas las rutas en Panamá; hemos hecho llamados por medios de comunicación escritos; lo ha hecho la Caja de Seguro Social, hemos transmitido a los diferentes gremios que necesitamos especialistas y la demanda va a seguir creciendo porque el tiempo promedio en el que un paciente de covid-19 está en el hospital, es de entre 15 a 21 días. Además, hay una realidad y es que ya nuestro sistema de salud venía un poco maltrecho y lógicamente los especialistas se nos irán haciendo cada vez más necesarios; estamos hablando de especialistas en cuidados intensivos, neumólogos, cardiólogos y médicos internistas. Hemos estado enviando notas a diferentes países, como Estados Unidos, a la Embajada de Colombia, de Costa Rica, de China. En estos momentos, a los especialistas que quieran venir a nuestro país a ayudarnos a resolver la demanda que se está generando por la pandemia, tendremos que abrirles los brazos, lógicamente siempre y cuando cumplan con los requisitos que debe cumplir un especialista; además, una vez que lleguen, serán puestos a disposición de médicos panameños que van a estar dirigiendo los grupos en cada una de las instalaciones de salud del Minsa y la Caja; siempre habrá médicos panameños con ellos dirigiendo la atención con base en los protocolos que tenemos los panameños y la metodología que utilizamos.

¿Podríamos tener una estimación del tiempo en el cual estarían estos profesionales cubanos de la salud incorporándose en nuestro país?

Todavía estamos haciendo el análisis de cuántos médicos necesitamos. Ya nos reunimos con el ministro de Cuba, así como con el equipo de Salud de Israel y Singapur, por como han manejado la pandemia. Nos hemos reunido con personal de la Embajada de Estados Unidos y del Comando Sur en Panamá; también con los chinos directamente. Dentro de nuestra administración hemos buscado la manera de adquirir conocimientos de países que entraron primero a la pandemia y, por ende, tienen experiencia, buena o mala, que nos sirve para no cometer los mismos errores y caminar con más cuidado. Todos los que tengan a bien apoyarnos, van a ser bien recibidos siempre y cuando cumplan con todos los criterios; es más, el presidente acaba de firmar un decreto donde autoriza la contratación de los médicos que trabajan en la empresa privada, para que puedan hacerlo en la pública. Hemos agotado todos los recursos y vamos a dar prioridad a los médicos panameños que sean especialistas, independientemente de que traigamos o no personal de afuera, que consideramos que es algo que vamos a necesitar; los mismos médicos nos dicen de manera permanente que se sienten agotados por la alta demanda.

Ministro, recientemente anunció al país la apertura, a partir del próximo 17 de agosto, de diversas actividades comerciales luego de un análisis realizado por el Consejo de Gabinete y los equipos asesores en salud. ¿Cómo se evitará un rebrote de casos?

Pregunta interesante; en nuestra gestión lo primero que hemos hecho es trazar estrategias para minimizar el contagio a nivel comunitario, que es el grave problema que tenemos en estos momentos. Hemos implementado el suministro de medicamentos y suplementos alimenticios que ayuden a reforzar el sistema inmune y que han demostrado ser eficientes en este aspecto. Hemos implementado también el tratamiento en los hoteles-hospital, y nuevos tratamientos como el remdesivir, el favipiravir, la apertura para la utilización de la azitromicina y la hidroxicloroquina que han demostrado que después de que se le haga el examen que tiene que hacérsele al paciente, no tienen que provocar ningún daño y son medicamentos que hemos estado utilizando en Panamá toda la vida. Entonces, todo esto es parte de la estrategia que hemos venido utilizando como reforzar la trazabilidad, evitar contagios comunitarios, evitar complicaciones con el tratamiento, ampliar la estructura para dar una mayor capacidad instalada. Hasta en los grandes países y naciones han tenido algunos rebrotes dependiendo de cómo han ido liberando los bloques. Tuvimos rebrotes importantes con la apertura del primer y segundo bloque, por eso parte de la estrategia ha sido descomponer los bloques para no darle un golpe a la parte epidemiológica. Yo no puedo garantizar en este momento que no vamos a tener un rebrote. Puedo decirte como científico y médico salubrista, además de la experiencia que tengo en materia de gestión de riesgo y manejo de crisis, que siempre nos preparamos para lo peor; trato de hacer que las cosas vayan bien con el equipo, evaluamos y gestionamos para que todo camine como queremos, sin embargo, en medicina dos más dos no es cuatro, mucho menos en salud pública donde no hay nada exacto, y por lo tanto tenemos que hacer márgenes y esperar lo mejor, pero estar preparados para lo peor. Quisiera garantizarles a los panameños que no vamos a tener un rebrote, pero no depende solo de mí ni de mi estrategia o plan; esto va a depender del comportamiento de la población, de que mantengamos el autocuidado, la mascarilla, el gel, el lavado de manos, no visitar a nadie ni recibir visitas. La experiencia que hemos tenido en nuestra vida profesional nos lleva a no profetizar nada, y esto va a depender inclusive de que las empresas hagan los ajustes para evitar que dentro de sus instalaciones podamos tener rebrotes en sus áreas de comercio.

¿Qué aspectos consideró el Consejo Consultivo de Salud para determinar la factibilidad de la apertura de estos sectores?

Desde hace tres semanas ya veníamos notando la desaceleración de la curva, de la cantidad de casos que se venían dando. Gracias a Dios el Rt ha ido disminuyendo a nivel nacional y en las diferentes provincias; (se consideró) tener capacidad instalada para ofertar y atender la demanda en caso de que creciera; tener una población que pareciera que se ha ido concienciando y aprendiendo a evitar el contacto y el contagio; la incidencia por día donde hay una tendencia a que la curva vaya bajando en la disminución de casos y también el aumento del tiempo para que se dé la duplicación de casos. Todos estos elementos nos dan un respiro, para velar no solo por la salud, sino por el sistema económico; tenemos que recordar que si no hay salud, no hay economía; y si no hay economía, no hay buena salud, pero si no tienes salud ni buena economía, no hay bien social; hay que ir buscando un balance entre la salud, que es lo primordial, el bienestar social, que también dependerá del económico, y no podemos mantener a la población encerrada de por vida.

En mayo hubo tensiones por protestas de especialistas que exigían equipos de protección e insumos médicos. ¿Cómo se asegura el Minsa de que el personal que labora en la primera línea de batalla cuenta con lo necesario para combatir la crisis?

Desde que entramos en esta administración hemos procurado hacer compras mayores y cambiar un poco el sistema de gerencia, además de hacer giras a nivel nacional en diferentes provincias para conversar con nuestro personal. A los lugares a los que no estaban llegando los equipos de protección individual, te puedo asegurar que ya lo están haciendo y si no, recibo llamadas. Aquí lo que hay que hacer es supervisar y estamos despachando equipos de protección individual para que tengan hasta para un mes de abastecimiento. Lógicamente esto no se logra de la noche a la mañana; a pesar de que veíamos venir esto, todo ha sido más grande de lo que pensábamos.

Ministro, a propósito del anuncio del presidente Putin sobre el registro de una vacuna en Rusia, usted mencionó que el Gobierno Nacional analiza estrategias para que cuando esté la vacuna, Panamá sea uno de los primeros países en recibirla. ¿Con qué naciones han mantenido acercamiento?

En nuestro plan y estrategia tenemos dos equipos: uno que se ha denominado 'Mesa temática', conformado por un grupo de profesionales, especialistas y científicos que se dedica a recabar información de diferentes países y vacunas para estudiarlas y evaluarlas, quienes posteriormente nos hacen llegar un informe con sus consideraciones; otro equipo constituido con diferentes investigadores y científicos panameños, que se encarga de verificar las vacunas que pudiéramos utilizar en Panamá, para que después de haber operativizado la investigación con ellas, pueda decirle al Gobierno que gire y haga las compras dependiendo de lo que asesore para tomar la decisión, sobre cuál será la mejor vacuna para el pueblo panameño.

Formación y experiencia

Sucre es egresado de la facultad de Medicina de la Universidad Nacional de la Plata, Argentina y cuenta con una maestría en Salud Pública y Salud Ocupacional. Laboró en la CSS como Coordinador Regional del Programa de Salud Ocupacional, Región Panamá Este (2000-2004). Fue Director de la Región Metropolitana de Salud (2004-2005) para luego ocupar el cargo de Secretario General del Minsa. Desempeñó el cargo de Coordinador Nacional del Programa de Salud Ocupacional del Minsa (2007-2008). Ejerció como Director Nacional de Protección Civil (2008-2009). Fue Coordinador Regional de Emergencias y Desastres del Área Este en la CSS (2010-2014). Laboró como médico de salud ocupacional, Coordinador de Salud y Seguridad Ocupacional y Coordinador de Gestión de Riesgos y Desastres en el Hospital Irma de Lourdes Tzanetatos. También fue Presidente de la Asociación de Médicos del Hospital Irma de Lourdes Tzanetatos.