Temas Especiales

23 de May de 2022

Nacional

De Saint Malo sufre revés en su tercer intento por evadir la prisión

El Tribunal de Apelaciones, integrado por los magistrados Gladis Moreno, Gustavo De Gracia y Asunción Alonso, decidió este viernes en forma unánime, revocar el trabajo comunitario como sustitución de pena de 60 meses de prisión otorgado por el juez de Cumplimiento Héctor Carrasquilla, el pasado 14 de agosto, al empresario Raúl De Saint Malo, sentenciado por el delito de blanqueo de capitales por el caso de los sobornos de la constructora Odebrecht.

El Tribunal de Apelaciones, integrado por los magistrados Gladis Moreno, Gustavo De Gracia y Asunción Alonso, decidió este viernes en forma unánime, revocar el trabajo comunitario como sustitución de pena de 60 meses de prisión otorgado por el juez de Cumplimiento Héctor Carrasquilla, el pasado 14 de agosto, al empresario Raúl De Saint Malo, sentenciado por el delito de blanqueo de capitales por el caso de los sobornos de la constructora Odebrecht.

En el caso de De Saint Malo, la pena de prisión aún cumple su función como prevención general y especial evitando la reincidencia del delito. Aunado a esto, el Tribunal consideró que la retribución efectuada por el sentenciado, de devolver al Estado $1.8 millones y dos embarcaciones –que posteriormente fueron subastadas y se logró recaudar $1.9 millones–, además de las delaciones efectuadas, fueron parte del acuerdo de pena celebrado con la Fiscalía Anticorrupción como parte de la pena impuesta. “En estos momentos se cumple la prevención especial, la general y la retribución justa. La resocialización debe efectuarse antes de solicitar otras alternativas y debe existir un equilibrio entre el delito y la pena otorgada o la medida sustitutiva”, sentenció el tribunal.

De Saint Malo había sido beneficiado el pasado 14 de agosto con una medida otorgada por el juez Carrasquilla, que le permitía reemplazar los 50 meses restantes de cárcel que le quedan por cumplir, por un trabajo comunitario en el Centro de Salud Emiliano Ponce, donde realizaría labores de limpieza en los consultorios los días jueves. No obstante, la fiscal Anticorrupción Anilú Batista presentó, como parte de sus argumentos, una nota firmada por el jefe del departamento de asesoría legal del Ministerio de Salud, Rubén Alvarado, en la que explica que no existe autorización para que los directores médicos de los centros de salud ofrezcan trabajo, sino que dicha función recae en el ministro o ministra de turno. La nota era una respuesta a otra misiva que había enviado al ministro la fiscalía, para confirmar en qué funcionario recaía la potestad de hacer las ofertas de trabajo.

Los magistrados valoraron la nota en mención con fecha del 9 de julio pasado, a pesar de que la defensa de De Saint Malo, representado por la abogada Dixiana Acosta, argumentó que otras seis personas ya desempeñan labores comunitarias en dicho centro sin necesidad de contar con una nota del titular de la cartera que lo autorice.

El tribunal también observó que la nota que presentó la defensa de De Saint Malo carecía de un responsable de velar por el cumplimiento del trabajo que se disponía hacer su defendido, y era necesario contar con un responsable que comunique al juez de cumplimiento sobre cualquier situación.

Es el tercer intento de De Saint Malo de esquivar la prisión desde que fue ingresado al Centro Penitenciario El Renacer en octubre de 2019.

“Pido disculpas a la fiscal y a los magistrados. Este delito me va acompañar toda mi vida y espero de alguna forma retribuir a la sociedad en el centro de salud. Estoy preparado para cumplir con los requisitos que se exijan y someterme a los controles necesarios en el trabajo”, manifestó De Saint Malo durante la audiencia virtual cuando los jueces le concedieron la palabra. Al principio no se notaba animado para hablar, pero luego pronunció las breves palabras como muestra de su intención de hacer lo que fuere necesario para ayudarlo a salir de la cárcel.

Durante la audiencia de apelación, la defensa de De Saint Malo alegó que su cliente contaba con una carta de la junta técnica del Centro Penitenciario El Renacer donde cumple su pena, en la que daba el visto bueno para que el mencionado optase por una labor sustitutiva; se basaba en su buen comportamiento y sin presentar nuevas conductas delictivas. De igual forma, la abogada Acosta sumó la buena disposición de su cliente al haber celebrado un acuerdo de pena con la fiscal Tania Sterling. No obstante, la fiscal Anilú Batista subrayó que “las personas que cometen un delito deben tener claro que habrá consecuencias, y más cuando todos hemos sido víctimas porque se trata de un delito de blanqueo de capitales”.