Temas Especiales

26 de Sep de 2020

Nacional

Los desafíos de la educación vial en Panamá

En lo que va del año 2020, los registros de la Policía de Tránsito dan cuenta de un total de 421,318 infracciones al Reglamento de Tránsito.

En lo que va del año 2020, los registros de la Policía de Tránsito dan cuenta de un total de 421,318 infracciones al Reglamento de Tránsito. En marzo, al decretarse la cuarentena por motivos de la pandemia de la covid-19, los casos de infracciones cometidas por los conductores disminuyeron por el orden de los 31,900 casos. Para el mes de abril, este registro reporta un total de 14,490 infracciones, lo que indica una considerable disminución. Sin embargo, a partir de mayo se observa una clara tendencia al incremento sostenido de infracciones, registrando ya para el mes de agosto 46,256 infracciones, que van desde exceso de velocidad, hasta hablar por teléfono al conducir, mal estacionado, aliento alcohólico, embriaguez, entre otras.

En el caso de los accidentes en general, que suman 14,598 entre enero y agosto, se observa el mismo comportamiento en los registros, es decir, la tendencia de incremento en los últimos cuatro meses. En este mismo orden, las víctimas fatales, que este año suma 105, bajaron de 27 en enero a 6 en abril, pero ya esta cifra está aumentando en un promedio de 10 y 14 por mes.

Las infracciones por consumo de bebidas alcohólicas también registran cifras que para algunos resultan preocupantes, considerando que el país decretó regulaciones en torno al consumo de alcohol, en este caso ley seca del 24 de marzo al 8 de mayo, y gradualmente hasta el 18 junio. De las 16,883 infracciones en lo que va del mes de agosto, la mayoría de ellas fue por velocidad comprobada; 702 están relacionadas con el consumo de alcohol, de las que 589 fueron clasificadas como embriaguez y 113 como aliento alcohólico.

La falta de cumplimiento a las normas de tránsito, al momento de conducir un vehículo, tiene consecuencias directas en la vida de miles de personas que la pierden en esta circunstancia, que sufren lesiones que les inhabilitan permanentemente, impidiéndoles su pleno desarrollo y reduciendo su calidad de vida; familias que deben enfrentarse al dolor de la pérdida de un ser querido, como a las secuelas que ocasiona sobrevivir a hechos que involucran afectaciones a otras familias.

En la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS), hemos atendido entre enero y agosto de 2020, a 1,119 conductores de las provincias de Chiriquí, Colón, Veraguas, Coclé y Los Santos; se trata de conductores a quienes se les ha retenido la licencia por conducir en estado de embriaguez comprobada, sea por primera o segunda vez. El 5% de los infractores atendidos en UDELAS son mujeres, lo que indica un comportamiento distinto de ellas con respecto a los hombres, al momento de conducir un vehículo. Los infractores atendidos en UDELAS representan el 23% del total de casos registrados en todo el país, que asciende a 4,790 durante el periodo enero-agosto de 2020.

Acerca de porqué algunas personas deciden conducir bajo los efectos del alcohol, es un tema bastante estudiado desde diversas disciplinas. No obstante, este comportamiento sugiere que falta mucho por hacer en nuestro país, para lograr cambios significativos en la conducta de estas personas, y dar lugar a una conciencia ciudadana responsable. Una conducta que, como reflejan las estadísticas, ha variado muy poco, a pesar de encontrarnos en una situación de crisis generada por la covid-19, que ha supuesto medidas de mayor control y vigilancia por parte de las autoridades competentes, con restricciones de movilidad.

En este sentido, la educación juega un rol determinante para lograr una verdadera transformación en la conducta y comportamiento de las personas; y las instituciones de educación superior, estamos llamadas a contribuir en esta tarea. Pero también las entidades públicas responsables de esta materia, deberían empezar a confiar esta responsabilidad, precisamente, a las instancias que pueden desempeñar esta función educativa.

UDELAS, desde el año 2017, desarrolla el programa de educación vial, dirigido a la capacitación en diversas áreas temáticas relacionadas con la seguridad vial, para educar y promover una nueva cultura sustentada en una nueva ética y valores que deben poner en práctica las personas que conducen por las vías de este país.

Docente de UDELAS