Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Nacional

Denuncian mafia que encarece los medicamentos en Panamá

Detrás de esta 'red' hay funcionarios de la Caja de Seguro Social, el Ministerio de Salud y médicos que trabajan con empresas que dominan el mercado, asegura el activista Roger Barés

Roger Barés, presidente del Comité de Protección al Paciente y Familiares, denunció que en Panamá hay una mafia de cinco empresas que distribuyen medicamentos que tienen el control de los precios del mercado, lo cuales son señalados de estar entre los más altos del mundo.

Panamá es uno de los países con medicamentos más caros del mundo.Archivo | La Estrella de Panamá

Barés indicó que detrás de esta estructura hay funcionarios de la Caja de Seguro Social, el Ministerio de Salud y médicos que trabajan con esas empresas que dominan el mercado y tienen el precio de los medicamentos altos.

Dijo que el Estado prefiere comprar una tableta a 50 centavos y no la Lisinopril a un costo de 5 centavos, la cual tiene la misma función. "La ley señala que la compra debe ser por el mejor precio y que además cumpla con la calidad y en este caso la Lisinopril cumple con ambos parámetros", señaló.

“Estamos prisioneros de la mafia. Sin embargo, estamos dispuestos a seguir luchando para que el precio de los medicamentos baje para los consumidores”, agregó Barés.

Agregó que el precio de los medicamentos en Panamá, en comparación a otros países, se triplica, lo que dificulta que los consumidores puedan adquirirlos.

El exdirector de la CSS, Julio García Valarini, antes de dejar el cargo hizo fuertes cuestionamientos: “Estamos secuestrados”, afirmó. Valarini aseveró que la inflación de precios de la medicina privada en el país era de 500%.

Un tratamiento para la falla renal que la CSS compra en 117 dólares, agregó, cuesta en la farmacia privada 350 dólares. “En Colombia cuesta unos 48 dólares, pero no puedo comprarlo allá porque la Ley no me lo permite”, lamentó el entonces alto funcionario, antes de dejar el cargo de director de la CSS.

Ligia Álvarez, presidenta del Colegio Nacional de Farmacéuticos de Panamá, también se ha pronunciado sobre el tema afirmando que es una realidad que el costo de los medicamentos en el país es el más alto de toda la región.

Carlina Santana, directora de la Escuela de Farmacia de la Universidad de Panamá, también asegura que la diferencia de precios de los medicamentos entre Panamá y otros países es abismal.

Juan Carlos Tapia, comentarista deportivo, también se ha referido al tema del alto costo de los medicamentos e instó a ponerle topes de ganancias a los comercializadores.

En uno de sus programas, un televidente envió pruebas de que logró comprar una caja del medicamento Crestor, para controlar el colesterol, en España, a solo 12 dólares la caja, cuando en Panamá lo compra a 75 dólares. Seis veces más del valor, en un país donde sus habitantes tienen un mayor poder adquisitivo.

“No hay forma de obtener medicamentos baratos en Panamá, por eso yo viajo a España a comprar medicamentos, seis veces más bajos. En Colombia por lo menos los precios son la mitad más bajos, igual que en México, o quizás menos. Porque no podemos romper es cadena entre fabricante, distribuidor y la farmacia. El gobierno va a tener que controlar las ganancias de esta actividad, como lo hace en el sector de la energía”, pidió Tapia.

Dijo que se debe buscar una forma de romper “una cadena cruel” que se da en la comercialización de los medicamentos.

“Ojalá que se le toque el corazón a estas familias dueñas de estas empresas para que puedan bajar las costos de los medicamentos. Qué hace un pobre trabajador que no encuentra su medicamento en la CSS. Esta cadena hay que romperla, en Colombia subsisten las farmacias con la mitad de los precios que tenemos acá”, recalcó Tapia.

Compañías globales toman las decisiones

INFLUENCIA

Un estudio realizado por el Grupo Centroamericano de Política de Competencia y el BID aseveró que las compañías globales de medicamentos determinan las decisiones en mercados pequeños o reducidos como los de Centroamérica y Panamá.

En los países de la OECD, el gasto en medicamentos es del 1% del PIB. El tamaño del mercado mundial de medicamentos asciende a los 808 mil millones de dólares (129 dólares per cápita). Mientras que el mercado de Centroamérica y Panamá solo representa el 0.2% (1.4 mil millones de dólares y 34 dólares per cápita).

El estudio también afirma que el país de esta región con mayor participación de medicamentos genéricos o sin marca es Nicaragua (11.4%), seguido por El Salvador (8.7%), Honduras (7.3%), Costa Rica (6.5%) y Panamá (6.5%).